Google+
El Malpensante

Breviario

Razón y sinrazón de las justas literarias

    

©Pete McArthur | Corbis

 

Los trovadores franceses y los ateneos de provincia los llaman o los llamaban con uno de esos nombres que se pronuncian ladeando un poco la sonrisa: juegos florales. El nombre, sin embargo, tenía su sentido ya que a los bardos ganadores se les entregaba una pequeña flor. Tal flor era artificial, pero de oro, por lo que no era imposible intercambiarla por un beso real con alguna doncella o doncel de esos que siempre andan detrás de aquilatados versos y alborozados vates. Ganar los juegos florales significa ganar prestigio, flores y alabanzas, quizás besos, y por eso siguen y seguirán existiendo.

 

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Héctor Abad Faciolince

Entre sus últimos libros se encuentran 'El olvido que seremos' y 'El amanecer de un marido'.

Noviembre de 2014
Edición No.158

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Capuchino


Por Juan Villoro


Publicado en la edición

No. 208



Entre un humano y su felino, ¿quién es la mascota? [...]

El vestido de Goyo


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 209



. [...]

Poemas


Por Jacques Prévert


Publicado en la edición

No. 202



Tríptico  [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores