Google+
El Malpensante

Artículo

Una inquisición de los tiempos modernos

Traducción de El Malpensante

El tema del derecho a morir está en el ojo del huracán en Colombia tras la muerte asistida de Ovidio González, padre del caricaturista Matador. La controversia alrededor de la eutanasia tiene amplias raíces que trascienden lo moral. Así lo expresa, con amplia experiencia, el “Doctor Muerte” en este ensayo.


Esta es probablemente la primera vez que se dirige a esta honorable concurrencia una persona doblemente acusada de asesinato en primer grado.

La inquisición está viva y goza de buena salud. La única diferencia es que hoy en día es tanto sutil como peligrosa. Los inquisidores ya no te queman en la hoguera; ahora te tuestan lentamente. Se aseguran de que pagues caro por lo que haces. De hecho, te matan en una forma con frecuencia sutil. Mi situación es un ejemplo perfecto de lo anterior.

Espero que se entienda que lo mío no es autoconmiseración. No me lamento de la condición en que me encuentro. Tampoco soy un héroe –al menos según mi definición–. Para mí, cualquier persona que hace lo que debe hacer no es un héroe. Y yo todavía siento que hago solo aquello que, como doctor, debería hacer. Que esté o no autorizado para hacerlo no tiene nada que ver; soy un médico y por lo tanto actúo como tal cada vez que puedo. Lo anterior no significa que tenga más compasión que los demás, si bien hay algo que sí soy, y que muchos no son, y es honesto.

En la actualidad la mayor deficiencia y el mayor problema de la sociedad es la deshonestidad. Ella subyace a casi cualquier crisis o problema que uno pueda mencionar. Es casi inevitable; de hecho, resulta imposible huir de ella a medida que uno madura. Se considera que un poquito de deshonestidad aceita la maquinaria social, que se facilitan las cosas para todo el mundo si nos mentimos un poquito los unos a los otros. Sin embargo, toda esta deshonestidad se va acumulando después de un tiempo. Si cada uno fuera perfectamente honesto todo el tiempo, si la naturaleza humana pudiera resistirlo, habría muchos menos problemas en el mundo.

Cuando nosotros (mis abogados, mis hermanas, el tecnólogo médico y yo mismo) comenzamos con este trabajo (la eutanasia voluntaria ayudada por el médico), no esperábamos la explosión de publicidad que se dio. Los grandes medios de comunicación quisieron mostrar mi trabajo con una óptica muy negativa –y mi propio perfil con esa misma óptica–, de suerte que pudieran denigrar del concepto bajo el cual actuábamos. Dijeron que no se me debería identificar con el concepto, al tiempo que era eso justamente lo que hacían. Me insultaron y denigraron de mí con la esperanza de que eso menoscabara el concepto. No funcionó, empero; según las encuestas, la gente se divide por partes iguales en la opinión que tienen de mí, pero están tres a uno en favor del concep...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Jack Kevorkian

El "Doctor Muerte" (1928-2011)

Marzo de 2015
Edición No.161

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mafia ecológica


Por


Publicado en la edición

No. 203



Por Flavita Banana [...]

Capuchino


Por Juan Villoro


Publicado en la edición

No. 208



Entre un humano y su felino, ¿quién es la mascota? [...]

Torpedos


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Artesanos culinarios


Por Julián Estrada


Publicado en la edición

No. 206



En Colombia, se libra una batalla para que el Estado auspicie las preparaciones y técnicas criollas que nos distinguen, en lugar de prohibirlas por no cumplir con dudosos estándares de c [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores