Google+
El Malpensante

Iceberg

Páginas no leídas

Ideas, apuntes, críticas, tendencias, habladurías

A Jorge Luis Borges no le gustaba repetir sus chistes, pero más de una vez dijo que antes, cuando él había empezado su carrera de escritor, todo el mundo estaba de acuerdo con que primero se debía leer, luego pensar sobre lo leído, luego escribir y por último publicar. “Hoy por desgracia –suspiraba con su voz de septuagenario inofensivo– el proceso es al revés”.

La virtud de los buenos aforismos es que uno puede aislarlos de su contexto y aplicarlos a muchas otras circunstancias. Hagamos entonces el experimento: pensemos, a la luz del dictum borgiano, la escuálida realidad de la crítica literaria en Colombia.

Años ha, hasta el más resabiado literato aceptaba que la única condición a la hora de reseñar libros era haberlos leído. Por supuesto, en la práctica un número variable de gente hacía caso omiso del principio. Algunos se guiaban por la información de la solapa; otros picoteaban unos párrafos y después escribían resenciones tan elocuentes como desviroladas. Pero, al margen de su mayor o menor frecuencia, ambas prácticas eran mal vistas y se vivían de manera vergonzante. Nadie, ni el más desfachatado de los plumillas, se ufanaba de reseñar libros de los que apenas conocía el título.

Hoy en día pasa algo distinto. Los críticos literarios de la actualidad no solo no leen lo que reseñan sino que hacen de esa ignorancia un motivo de orgullo.

¿Una exageración? Ya quisiéramos.

En Sombralarga.com, una joven revista de Bogotá que llega a su segundo número, los editores publican con gran pompa un ensayo títulado “Algunos apuntes sobre la nueva literatura colombiana”. Su autor, Sebastián Pineda, no es precisamente un palurdo. Estudió en la Universidad de los Andes, fue “asiduo contertulio del escritor Germán Espinosa”, más tarde investigador del Caro y Cuervo y posteriormente administrador de un blog sobre temas literarios en el periódico El Tiempo. Aparte de eso, ha publicado un par de libros –La musa crítica: teoría y ciencia literaria de Alfonso Reyes y Breve historia de la narrativa colombiana– y en la actualidad adelanta un doctorado en Alemania, siguiendo, suponemos nosotros, los pasos de quien debe ser su ídolo hermenéutico, Rafael Gutiérrez Girardot.

En su ensayo, Pineda se pregunta “cuáles, de las últimas novelas colombianas de los últimos cinco años, ha...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Junio de 2015
Edición No.164

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La puerta abierta


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 207



Esta breve nota recuerda que el suicidio está siempre disponible para quien no se sienta a gusto con la vida.  [...]

El rastro de los libros


Por María Soledad Pereira


Publicado en la edición

No. 211



Una lectora de Pessoa compra en Mercado Libre una edición de la primera antología que se hizo del autor portugués en Latinoamérica. En la marginalia encuentra un camino que [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores