Google+
El Malpensante

Música

José Barros y la melodía de la nación

 Aunque compuso decenas de canciones, incluidos tangos, pasillos y boleros, el nombre de José Benito Barros es inseparable de la cumbia. Ahora que se cumplen cien años de su nacimiento, vale la pena recordar la historia de un ritmo que, tras años de oscuridad, parece volver con el ímpetu de sus mejores tiempos.

©Cortesía familia Barros

1.

“¡La piragua del doctor Sourdis se vino a pique!”, bramó fastidiado Misael Pastrana Borrero, en un discurso pronunciado en Mompox, la mañana del domingo 29 de marzo de 1970.

El candidato a la Presidencia había llegado al viejo puerto bolivarense con ocasión de la gira que adelantaba por la costa en representación del Frente Nacional. Apenas abordó un vehículo descubierto para recorrer las calles, se dio cuenta de que no todas las proclamas eran mensajes a su favor. Centenares de opositores, confundidos entre los partidarios que le daban la bienvenida con voladores y conjuntos musicales, se habían acomodado a lado y lado de la vía para abuchear su candidatura, hacer sonar pífanos rebeldes y gritar consignas de “abajo los cachacos” y vivas a Evaristo Sourdis, el candidato costeño opositor, nacido en la población de Sabanalarga.

Aunque a veces saludaba a sus partidarios con los brazos en alto, Pastrana sentía el acoso de una multitud enardecida. En varias ocasiones, cuando sintió que la masa podía pasar de la vocinglería a los golpes, se dirigió al comandante de la policía para reclamarle la necesidad de mantener el orden y velar porque las garantías para el ejercicio de la política se cumplieran.

Esa mañana, empapado en el bochorno del río, subió a la tarima enfadado y pronunció un discurso desafiante. Como respuesta a los seguidores de Evaristo Sourdis, que seguían abucheándolo, dijo que “la candidatura del sectarismo regional” no tenía nada que hacer en las próximas elecciones, y que el embeleco de piragua donde venían encaramados el candidato costeño y sus prosélitos no tenía más destino que “hundirse en las aguas del río Magdalena”.

La mención a la piragua no era solamente un recurso de la retórica electoral del momento. La estrategia publicitaria del aspirante costeño, que había canalizado el descontento de la dirigencia del Caribe con el centralismo del país, fue utilizar en las correrías por 32 puertos del río Magdalena un viejo remolcador bautizado con el triunfal nombre de “Piragua La Victoria”.

Tampoco era la primera vez que la campaña de Pastrana se refería a la piragua d...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Javier Ortiz Cassiani

Es candidato a doctor en historia por El Colegio de México. Colaborador habitual de medios como El Heraldo, Arcadia y El Malpensante.

Junio de 2015
Edición No.164

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fracasar como filósofo


Por Raymond Tallis


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

¿Cómo quebrar un restaurante?


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 206



A pesar de lo que nos podrían hacer creer series como Chef’s Table, tener un restaurante va más allá de la creatividad culinaria, el amor al oficio y pretenciosos planos en [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores