Google+
El Malpensante

Artículo

Conversación sobre el ajedrez

Un par de cartas separadas por dos décadas conforman la correspondencia entre un poeta y un ajedrecista alrededor del juego que los trasnocha. Entre recuerdos familiares, partidas antológicas, anécdotas de grandes maestros y referencias de la literatura y el cine transcurre este intercambio en torno a las piezas y el tablero.

 

© Corbis

 

Apenas 22 años y monedas he tardado en responder una carta que me envió Elkin Obregón, soltero de profesión, lector, caricaturista, cronista del viejo Medellín, tardío lector de Julio Verne, cineasta, traductor del portugués, columnista de ley, poeta, cofundador de la librería Palinuro, “malo, pero poeta”. Lector, siempre lector.

La carta de Obregón, escrita a mano, tiene que ver con el ajedrez, un juego que menciona Cervantes en Don Quijote, con quien ha terminado pareciéndose el anacoreta urbano. He convertido su carta en un pretexto para entablar un diálogo sobre el ajedrez. Dejo resaltados en azul los fragmentos de la carta, mis anotaciones van entre paréntesis:

Medellín, 4 de octubre de 1993

Ilustre Óscar: (Maestro Elkin: cartas escritas a mano no llegan todos los días. Si llegan, como la tuya, luciendo el traje a cuadros blancos y negros del ajedrez, hay que guardarlas en urna triclave. La conservo desde hace 22 años entre las páginas de una enciclopedia sobre ajedrez. El correo electrónico enterró las cartas manuscritas. Habrías servido para monje benedictino, esos seres castos de profesión, copistas que jugaban ajedrez en sus ocios teológicos. Tu letra es clara como un relámpago y legible como la Verdana doce puntos que suelo utilizar. Los carteros de hoy solo entregan prosaicas cuentas de servicios, áridos extractos bancarios, notificaciones de un juzgado que nos busca por pisotear incisos, o de las autoridades que nos persiguen por violar normas de tránsito. Nada que huela a poesía, ternura, amistad, nostalgias, volvió a llegar. Vivimos el bostezo de los buzones. En casa, gracias a una hermana coleccionista de olvidos, conservamos las cartas dibujadas que mi padre le escribía a su frágil Dulcinea, María Genoveva, nuestra fallecida madre –93 años tenía–. Eran cartas en tinta negra, como los trajes con los que se casaron en Montebello una fría madrugada de 1942. Lástima no conservar el encabador con que el novio se despedía de su amada con metáforas como esta: “Y sin más recibe en la humilde queja de un suspiro mi doliente corazón”. También conservo l...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Óscar Domínguez

(Montebello, Antioquia, 1945). Actualmente es columnista de "El Tiempo".

Julio de 2015
Edición No.165

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

Fiesta - El gran evento de la Tribu Malpensante


Por


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

El rastro de los libros


Por María Soledad Pereira


Publicado en la edición

No. 211



Una lectora de Pessoa compra en Mercado Libre una edición de la primera antología que se hizo del autor portugués en Latinoamérica. En la marginalia encuentra un camino que [...]

Heterodoxo


Por Rocio Arias Hofman


Publicado en la edición

No. 209



El fotógrafo que ha retratado a las personalidades más reconocidas del mundo ha sabido resguardarse a sí mismo bajo la sombra de su mundo interior. Aquí emerge una versi&oa [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores