Google+
El Malpensante

Literatura

¿Quién lee a Ramón Illán Bacca?

Tan desorbitado como sus ojos, Ramón Illán Bacca recorre los pasillos de la Universidad del Norte, rodeado de miradas curiosas. Pocos saben que es un escritor con novelas, investigaciones periodísticas y libros de cuento premiados, además de un raro bestseller agotado en librerías de viejo. ¿Quién es esta pintoresca celebridad underground del trópico? ¿Dónde están sus lectores?

 

 © Fotografía de Harold Lozada

 

Ramón mira de cerca la pantalla de su computador. Murmura entre dientes, levanta las cejas y ajusta sus gafas con la mano derecha. Luego se aleja de la pantalla. Tiene una cara de tristeza que le he visto antes, pero no digo nada porque no sé si me mira a mí o a alguna otra cosa de su oficina. A sus 75 años no le preocupa disimular su estrabismo. Finalmente, se quita sus lentes y levanta la cabeza.

–Me van a echar.

Ramón es profesor de literatura de la Universidad del Norte, en Barranquilla. Se queja de que el ingreso de nuevos docentes con posgrados extranjeros ha terminado por hacerlo a un lado. Y él ni siquiera es profesional en letras, sino un abogado raso que lo ha leído todo. Su voz es la de alguien que cuenta una realidad inmodificable, tanto, que no vale la pena molestarse por ella. “Cuando joven quise estudiar psicología –recuerda–, pero mis tías se opusieron por considerar que eso era enfermería de vanguardia”.

Una vez termina su lamento, y aparentemente sin notar la contradicción, Ramón me dice que la universidad hará un reconocimiento a su vida y obra durante el Congreso Internacional de Literatura. Pregunto si era eso lo que leía con pesadumbre.

–Sí –responde–, por eso creo que me van a echar. Es una despedida. ¡Tengo que hacer un buen discurso!

 

 2013. De culto y viejo

“Soy un escritor de culto: tengo pocos lectores y menos compradores”, dice, y sonríe. Caminamos por una acera caliente, atestada de carros que dificultan el paso. Ramón se desplaza más rápido de lo que supondría su edad, con pasos numerosos que compensan la breve longitud de las piernas. Sus brazos enjutos y lampiños se mueven con parsimonia, como si la prisa por llegar correspondiera nada más a la mitad de su cuerpo. Parece un hombre pesado y tosco, pero basta verlo caminar para constatar que es un errante de vieja data.

Son las dos de la tarde, vamos a almorzar a un restaurante vegetariano. Las constantes prohibiciones de los médicos no le dejaron más opción que modificar su dieta. “Cuando era joven me encantaba fumarme un tabaco de marihuana mientras escuchaba el Preludio a la siesta de un fauno, de Debussy. Ahora ni vino puedo tomar”, se queja ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

José Agustín

No puedo ver la página 2 y 3 del artículo. ¿Por qué?

Su comentario

Fabián Buelvas

Publicó en el año 2011 el libro de cuentos 'Espacios'. Ha escrito para las revistas Bacanal y Cronopio.

Septiembre 2015
Edición No.167

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

En compañía de fideos


Por Robert Pinsky


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

El rastro de los libros


Por María Soledad Pereira


Publicado en la edición

No. 211



Una lectora de Pessoa compra en Mercado Libre una edición de la primera antología que se hizo del autor portugués en Latinoamérica. En la marginalia encuentra un camino que [...]

Maestro desatado


Por Fernando Olea


Publicado en la edición

No. 208



La caricatura de junio [...]

De la amistad


Por


Publicado en la edición

No. 204



Celebremos al padre del ensayo, Michel de Montaigne. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores