Google+
El Malpensante

Ficción

Las doce leyes del éxito

Un cuento de Luis Noriega

 

1. El azar es el idioma de las circunstancias


Era evidente que se trataba de una equivocación. El nombre y los apellidos eran los míos, pero el sobre había llegado a mi buzón gracias a los milagros del código postal, porque la dirección que figuraba en él correspondía a un número que no existía en la calle. El error quedaba rubricado por el hecho incuestionable de que yo no había comprado ningún billete para viajar a Bogotá, Colombia, el viernes de la semana siguiente. Con todo, ahí estaba el billete, prometiéndome un viaje que no era para mí.

Pensé en llamar a la compañía aérea para aclarar el malentendido. Pero luego, con el teléfono en la mano, imaginé que iba a pasarme la mañana hablando con máquinas que me indicarían que debía presionar 1 si quería hablar con otra máquina, 2 si quería volver a hablar con la máquina que había estado hablando antes y 3 si quería sentarme a oír dosis inmisericordes de música ambiental mientras esperaba una voz humana. Colgué sin haber marcado, diciéndome que el cretino que se equivocó al dar su dirección y cuyo nombre por casualidad coincidía con el mío ya se las apañaría cuando se diera cuenta del error.

No obstante, no tiré el billete a la papelera, y este permaneció en mi escritorio para recordarme que en algún lugar de Madrid había un tío con mi nombre y mis apellidos que a juzgar por lo único que sabía de él tenía una vida bastante más interesante que la mía, pues su futuro inmediato era un vuelo trasatlántico a un destino exótico en lugar de cuatro paredes y un desempleo que, no se cansaban de repetir los telediarios, prometía ser largo.

En el bar, Ferney me aclaró que Bogotá no era en absoluto un destino exótico. Si lo decía él que era colombiano, tenía que creerle. Pero eso, concluí de regreso a mi piso, no hacía menos interesante la vida del otro Jaime Roca o más interesante la mía.

 

2. Escucha la voz de la experiencia


Desde que yo estaba en el paro, Ferney había dejado de ser un sudamericano parlanchín para convertirse en lo más p...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Luis Noriega

Radicado en España desde hace más de 15 años. En 2013, publicó su último libro 'Donde mueren los payasos'.

Septiembre 2015
Edición No.167

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La continuidad del barro


Por Paul Brito


Publicado en la edición

No. 209



Elemento esencial en las  indumentarias de este especial, en el barro el artista Felipe Cuéllar encontró la plasticidad necesaria para sus creaciones, “a medio camino entre el [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

El país de las dos mil fosas


Por Marcela Turati


Publicado en la edición

No. 212



. [...]

Doce tesis sobre el necrorap


Por Nicolás Rodríguez Sanabria


Publicado en la edición

No. 212



El sample como una especie de rezo. Aquí se disecciona To Pimp a Butterfly, el “clásico instantáneo” de Kendrick Lamar, que invocó a los muertos para componer u [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores