Google+
El Malpensante

Crónica

El edén irradiado

Una crónica de Henry Shukman

Fotografía de Igor Kostin

En 1986, un accidente en un reactor nuclear en Chernóbil desató la peor catástrofe radiactiva de la historia. Veinticinco años más tarde, mientras el mundo tiembla ante la posibilidad de una nueva pesadilla nuclear en Japón, el regreso a Chernóbil ofrece un delirante paisaje que conjuga la desolación con un paulatino repoblamiento y una fauna exuberante y tóxica: el infierno nuclear bien podría parecer un paraíso.

©Corbis • Fotografía de Igor Kostin 

 

El jabalí se encuentra a veinticinco o treinta metros de mí, al fondo de una verde ribera, y me está mirando. Incluso desde esta distancia puedo ver su hocico increíblemente largo, sus enormes orejas puntiagudas y las cerdas espinosas que le recubren el lomo. Parece en parte un puercoespín, de un color que oscila entre el ocre y el gris. Y es mucho más grande de lo que esperaba: alcanza quizás la altura del pecho de un hombre. Parece una divinidad menor del bosque, salida directamente del mundo salvaje, que observa con los ojos muy abiertos el extraño espectáculo de un ser humano. Por un momento parece estar pensando en atacarme, pero luego cambia de opinión. Cuando se marcha al trote, se mueve con gran fuerza y fluidez, sobre unas patas delgadas y elegantes, dos veces más largas que las de un cerdo, y desaparece en medio de los árboles.

Me vuelvo a montar a nuestra furgoneta Volkswagen, con una sensación de hormigueo por todo el cuerpo. Haber visto ese jabalí es buena señal. Estoy de visita en lo que se ha llamado el mayor refugio de vida salvaje en Europa y apenas está empezando julio, una época en la que sabía que no sería fácil ver animales. (Debido a la escasez de comida y la ausencia de follaje, en el invierno son más visibles.) Y en un par de horas ya he visto un jabalí. Tal vez estamos de suerte.

Pero la suerte no es el único factor en la observación de la vida salvaje aquí. Ésta es la zona de exclusión de Chernóbil, al norte de Ucrania, un área inmensa, que en algunos lugares tiene cerca de 96 kilómetros de ancho y ha estado vedada para la vivienda humana desde 1986. Incluso ahora, 19 años después del colapso de la URSS, en esta antigua república soviética no sucede nada sin que medien cientos de papeles mecanografiados y sellados por quintuplicado. Se necesitaron meses de correos electrónicos y llamadas telefónic...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Henry Shukman

Poeta y escrito inglés. En 2003 su colección de poemas "In Doctor No's Garden" fue catalogado libro del año por "The Times" y "The Guardian"

Abril de 2011
Edición No.118

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El Sudao de Piangua de Maria Daicy Cáceres


Por


Publicado en la edición

No. 206



Para 4-8 personas, según el apetito de los comensales [...]

Hacer chorizos


Por Santiago Gallego Franco


Publicado en la edición

No. 206



Para curar la melancolía y un dolor de espalda, el autor intenta preparar este contentillo tan paisa como la arepa o el aguardiente. [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores