Google+
El Malpensante

Artículo

Elogio de míticos y desconocidos u olvidados editores

El oficio del buen editor se parece al de abogado del diablo. Así lo comprueba este repaso por un buen número de autores, hoy clásicos, que editores agudos han rescatado de los desacertados vituperios de la crítica.

© Ilustración de Bea Crespo

 

Para José Angel Leyva

 

El tiempo permanece

 Atrapado entre los libros.

 Por ese prodigio de aprehensión,

 Heráclito sigue bañándose

 En el mismo río,

 En la misma página.

 

Paralelo al ojo avisado de un buen editor está el ojo a veces estrábico de algunos críticos. No sé, por ejemplo, quién fue el editor de Las flores del mal, un prodigio salido de las manos de Charles Baudelaire en 1857. Pero su tiraje inicial de 1.300 ejemplares fundaría casi una religión poética. Hago venias de gratitud a su editor. Sin embargo hay que mirar las trabas, la condena “por ultraje moral” a la que fueron condenados libro y poeta. Es un punto importante para señalar que paralelamente a la publicación de un autor también entran a jugar los críticos, otros agudos o tontos eslabones intermediarios entre obra y lectores. Aún en 1893 un gran escritor al que se le fueron las luces, que por fortuna no tuvo en sus manos el rol de editor, Émile Zola, afirmaba que “dentro de cien años, los libros de historia de la literatura francesa solo mencionarán Las flores del mal como una curiosidad”. Si Zola viviera hoy, a más de un siglo de su errático vaticinio, sin duda pagaría para que se lo tragara la tierra, pues esta obra maestra e inaugural de la poesía moderna no solo está en la historia de la literatura francesa sino en la universal. Su afirmación es su propio “yo acuso”, y su triste epitafio como crítico.

No así la legión de editores que siguen fatigando rotativas con los versos de Baudelaire, pero que por supuesto dudosamente hubieran corrido la aventura de publicar por primera vez el libro satanizado.

Y es que si un crítico es, como dijera un romántico alemán, “un lector que rumia y que necesita varios estómagos”, algunos no tienen sino uno cargado de lecturas rápidas y aventuradas. Lo mismo vale para el editor. Un verdadero editor tiene que ser, ademá...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Manuel Roca

Su más reciente poemario se titula Tres caras de la luna (2013).

Diciembre 2015
Edición No.170

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La punta del iceberg


Por Alonso Sánchez Baute


Publicado en la edición

No. 205



El editor invitado presenta esta edición. [...]

Edgar Degas


Por


Publicado en la edición

No. 141



Con este texto podra saber más sobre Edgar Degas y animarse a ver el documental que presenta Cine Colombia [...]

La puerta abierta


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 207



Esta breve nota recuerda que el suicidio está siempre disponible para quien no se sienta a gusto con la vida.  [...]

Malpensante en la FILBo 2019


Por Zona Cinco


Publicado en la edición

No. 206



Nos acompañaron en la FILBo 2019 los fotógrafos de Zona Cinco (www.zona-cinco.com) Melissa Rodriguez, Michael Becerra, Estephany Daza, Juliana Castellanos y  Andrés G&oa [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores