Google+
El Malpensante

Artículo

De los libros a Petkoff

Un hallazgo en una librería de viejo fue el primer contacto que el autor de este texto tuvo con el político y escritor venezolano Teodoro Petkoff. Una íntima amistad empezó a hilarse desde ese momento hasta hoy, en medio de los libros compartidos y los avatares de una izquierda venezolana marcada por la ilusión y la decepción.

© Catálogo fotográfico de Vasco Szinetar

EN FEBRERO DE 1967, Teodoro Petkoff Malec (El Batey, estado Zulia, 1931), entonces joven comandante guerrillero del Partido Comunista de Venezuela, se fugó de manera espectacular, a través de un túnel de cincuenta metros excavado bajo la prisión militar donde él y otros altos dirigentes comunistas purgaban una condena de treinta años por rebelión. Forzosamente, Petkoff hubo de dejar en su calabozo los libros que había leído y anotado durante su cautiverio. La fuga por “el túnel del [Cuartel] San Carlos”, como se le conoce, no fue la única de las legendarias evasiones petkoffianas desde prisiones tenidas por inexpugnables –en una de ellas, anterior a la que aquí comento, logró descolgarse con una soga desde el séptimo piso del Hospital Militar de Caracas–, pero sí la que liminarmente atañe a estas notas.

 Pocos años más tarde, andaba yo en mis tempranos veinte y camino a un cine del centro de Caracas cuando me detuve a echar un vistazo a los puestos de libros de segunda mano del ya desaparecido Pasaje Coliseo, muy cerca del Capitolio Federal. Revuelto con novelitas rosa o detectivescas, bestsellers de Jacqueline Susann y Frederick Forsyth, manuales de contabilidad y libros de derecho, hallé un ejemplar usado de La Guerra Civil Española, de Hugh Thomas.

Era una segunda edición, publicada en 1962 por Ruedo Ibérico, la parisina editorial que fundaron Pepe Martínez Guerricabeitia y otros cuatro exiliados españoles. Yo tenía noticia de aquella obra, pero nunca había tenido la ocasión de leerla.

El ejemplar se encontraba en estupendas condiciones y, aunque al hojearlo advertí que estaba profusamente subrayado a lápiz en dos colores (azul y rojo), el precio era una ganga, sobre todo considerando que no era nada fácil por entonces hacerse en Caracas de aquella legendaria edición. Gasté lo que llevaba encima y me fui andando hasta la cercana Plaza Bolívar donde me senté en un banco a leer a la sombra de los jabillos. Solo entonces llamó mi atención la firma del antiguo dueño: una firma discreta, minúscula aunque muy legible, en un ángulo de la portadilla: “Teodoro Petkoff”. Luego –me dije– los subrayados bicolores debían ser...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Ibsen Martínez

Tiene una columna semanal en El País de España. Su última novela es "Simpatía por King Kong".

Febrero 2016
Edición No.171

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El gran gordo de Pésaro


Por Laura Galindo M.


Publicado en la edición

No. 206



El afamado compositor Gioachino Rossini abandonó la ópera para consagrarse a su mayor pasión: la gula. Su dedicación produjo varios nuevos platos y más de un dolor d [...]

Uno nunca sabe de qué color amanecerá el duelo


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre mira la foto de la primera comunión de su hermano muerto, recuerda a Séneca y se pregunta cómo haría él para alegrarse en medio del dolor. [...]

El vestido de Goyo


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 209



. [...]

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores