Google+
El Malpensante

Reseñas

Herederos nórdicos de Caín y Abel

"Carneros" de Grímur Hákonarson

.

Gummi y Kiddi son dos hermanos que llevan más de cuarenta años sin hablarse, viven uno en frente del otro, usan un perro para enviarse notas y se dedican a criar ovejas en el norte de Islandia. El tono de la segunda incursión del director islandés Grímur Hákonarson en el cine de ficción comienza como una mezcla entre comedia rural y variación tragicómica de la relación entre Caín y Abel (que estrictamente hablando también era rural). Una competencia por el mejor ejemplar de la región (costumbre local a la que incluso Björk, nuestro personaje favorito de Islandia, se ha referido) profundiza la brecha entre los dos hermanos y hace que un rencoroso Gummi descubra una enfermedad contagiosa e incurable en el carnero ganador de su hermano, una oveja negra cuya identificación simbólica con su dueño se irá revelando en el transcurso del filme. Los ejemplares de los que ambos hermanos se sienten tan orgullosos provienen de la misma famosa estirpe de los Bolstadar: Garpur, del linaje de Godi y Birta; Sproti, vástago de Loki y Esturla, remilgo genealógico que para un geek de provincia causa una fuerte reminiscencia de El señor de los anillos y la mitología vikinga.

Tras descubrirse que la enfermedad se volvió epidemia, la película va cambiando de tono hacia un drama que hace evidente la importancia que tienen estos animales para la salud mental de los habitantes de esta región desolada, y sirve como excusa para explorar una deteriorada relación fraternal. La crisis se profundiza a medida que el otoño da paso al invierno y el clima se vuelve más sombrío y difícil. La soledad que evocan las bellas y extensas llanuras islandesas está salpicada por sobrios toques musicales y se ve replicada por la soledad de los protagonistas, que solo se tienen el uno al otro, a su parsimoniosa riña y a sus rebaños. En la película no se habla más de lo estricto, y se retratan prosaicos momentos cotidianos sin que esto produzca más letargo que la usual lentitud melancólica del temperamento austral.

En la tradición de westerns pastoriles, el experimentado documentalista islandés explora la bien conocida, e inquietantemente estrecha, relación hombre-oveja. La transhumancia ovina y la desapareción del oficio han dado material para una considerable filmografía bucólica (que tendrá sus seguidores de culto), con expone...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Karim Ganem Maloof

Abogado y literato, becario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es el editor de la revista El Malpensante.

Febrero 2016
Edición No.171

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Leandro


Por Alonso Sánchez Baute


Publicado en la edición

No. 205



Leandro Díaz pudo hacer desde las tinieblas la cartografía más luminosa del paisaje del Magdalena Grande. Este es el primer capítulo de una novela, próxima a publica [...]

Esto no es una manzana


Por Claudia Steiner


Publicado en la edición

No. 206



¿De qué manera la gran industria cambió nuestra vieja relación con los alimentos y los actos sociales de cocinar y sentarse a una mesa? [...]

Sobre el cerro, a cielo abierto


Por Adriano Cirino


Publicado en la edición

No. 207



Al evaluar el problema de la basura en la comuna 13 de Medellín, las autoridades locales notaron un inconveniente mayor: ¿cómo hacían los habitantes para subir y bajar las [...]

Argos y Ulises, perros viejos


Por Jorge Francisco Mestre


Publicado en la edición

No. 212



Ulises vuelve a casa después de veinte años de andar vagando, y su perro, que es menos callejero, es el primero en reconocerlo. ¿Cuántos años tendría el can a [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores