Google+
El Malpensante

Reseñas

Una pintura cinemática

Reseña de "La Asesina" de Hou Hsiao-Hsien

.

© Cortesía del Festival Internacional de Cine de Cartagena 

 

El nombre de la película y el origen de su director hacen pensar de inmediato en una película cargada de acción. Una asesina (Shu Qi) entrenada por una monja taoísta es la encargada de matar a dos hombres de alto rango. En la secuencia inicial del filme (en un blanco y negro con matices verdes) la vemos acabar con el primero con una gracia que de inmediato da indicios de la clase de violencia tamizada que presenciaremos. Al segundo hombre no lo mata, por piedad hacia su hijo. La monja le advierte que su fracaso es producto de un apego a “sentimientos humanos” y le ordena asesinar a su primo y ex prometido (Chang Chen), un señor local en tiempos de la dinastía Tang a quien su padre casó con otra mujer por conveniencia política. Entre intrigas y conflictos entre el gobierno regional y el imperio central, el argumento es entregado mediante discusiones del terrateniente con sus consejeros y de charlas cortesanas, pero pasa inevitablemente a un segundo plano para quien no haga un considerable esfuerzo por inmiscuirse en el contexto histórico y construir algo de sentido con el sinnúmero de nombres de personas y lugares.

La asesina es la primera incursión de Hou en el Wuxia (género cuya traducción aproximada sería “Caballería de las artes marciales”),  entre cuyos exponentes están Eagle shooting heroes (1993) y Ashes of time (1994) de Wong Kar Wai, Hero (2002) de Zhang Yimou, y la más conocida El tigre y el dragón (2000) de Ang Lee. Pero el filme de Hou es una muestra sui generis dentro del frenético mundo del Wuxia y de sus parientes de las artes marciales. Casi nunca vemos a la protagonista asestar golpes o acabar con la vida de un enemigo; la mayor parte de sus combates son defensivos, condescendientes y minimalistas, mientras enfrenta la duda de si debería cumplir con su tarea. Quienes esperan batallas épicas se ven continuamente decepcionados. Los personajes son difíciles, secos, pero la proverbial contención emocional china es aliviada en instantes poéticos, como el relato contado por la esposa del protagonista sobre un ave que, tras enmudecer por ser la última de su especie, es puesta ante un espejo y frente a él canta y baila hasta expirar. Más adelante esa...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Karim Ganem Maloof

Abogado y literato, becario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es el editor de la revista El Malpensante.

Febrero 2016
Edición No.171

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Recetas de salvación


Por Wendy Guerra


Publicado en la edición

No. 206



La chef más querida de la televisión cubana enseñaba a convertir el agua en aceite y las frutas en bistecs, apoyándose en el ingrediente secreto del buen cocinero: la imagi [...]

Con una cruz basta


Por Gisela Kozak Rovero


Publicado en la edición

No. 208



... para señalar el declive de Acapulco, que no hace mucho fue el balneario más atractivo del mundo. [...]

Raúl le aúlla a la luna


Por Fernando Herrera Gómez


Publicado en la edición

No. 204



Sobre Gómez Jattin [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores