Google+
El Malpensante

Reseñas

La hora de los espíritus extraños

"Sin mover los labios" de Carlos Osuna

.

© Cortesía del Festival Internacional de Cine de Cartagena 

 

 

Parece que las musas del director colombiano Carlos Osuna son gordas, calvas, feas y bajitas. Su segundo largometraje es otra oda a los seres de la periferia, con un freak de protagonista: Carlitos, empleado de un call center de día y ventrílocuo por las noches en un pequeño antro de escasa clientela. Osuna vuelve a incursionar en la comedia (invitando de nuevo al proyecto a Fernando Arévalo y Álvaro Bayona), aunque esta vez su tono sea mucho más negro y muy diferente su resultado final. En Gordo, calvo y bajito Osuna retrató a un perdedor que provocaba simpatía; aquí, apenas el público establece algo de empatía por su personaje, Osuna lo aleja bruscamente mostrándolo desagradable y siniestro. Casi mudo, la mayoría de las veces solo responde a través de elocuentes miradas, desdeñosas, cansadas, y en ocasiones lascivas. El resto del tiempo, habla a través de sus muñecos.

Una verdadera película bogotana por su dirección de arte, desde el Renault 4 de su protagonista, los muebles, vajilla y la decoración de las paredes de su casa. Esta clase de costumbrismo desplegado sin énfasis y entregado casi por accidente es del mejor. Carlitos vive con su madre, con quien tiene una relación asfixiante y patológica y a quien silenciosamente culpa por su desgraciada vida de adulto. Junto a ella y a su novia (Marcela Benjumea) ven mucha televisión, en especial una telenovela. “Uno no se da cuenta hasta qué punto las telenovelas nos han constituido como sociedad. Cómo nos comportamos y lo que decimos”, dice Osuna. Esa producción paralela, que al principio parece existir por fuera de la película, fue hecha en un solo día recurriendo al habitual galán (Tiberio Cruz), la vieja villana (Talú Quintero) y a una bonita damisela (Laura Junco), a quienes el director pidió no salirse del registro usual de ese formato. Con su melodrama, su vivo color que contrasta con el blanco y negro de la vida carliana, sus actuaciones característicamente pobres y sus close up, son en parte parodia, en parte fiel retrato del género. La pasión y el romance entre patrón y sirvienta es el perfec...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Karim Ganem Maloof

Abogado y literato, becario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es el editor de la revista El Malpensante.

Febrero 2016
Edición No.171

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo que anda y se arrastra por el suelo y es de comer


Por Sergio Ramírez


Publicado en la edición

No. 206



Sangre fría y lágrimas de cocodrilo, el autor nicaragüense presenta estas y otras delicias reptiles de su país. [...]

¿Cómo quebrar un restaurante?


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 206



A pesar de lo que nos podrían hacer creer series como Chef’s Table, tener un restaurante va más allá de la creatividad culinaria, el amor al oficio y pretenciosos planos en [...]

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

Recetas de salvación


Por Wendy Guerra


Publicado en la edición

No. 206



La chef más querida de la televisión cubana enseñaba a convertir el agua en aceite y las frutas en bistecs, apoyándose en el ingrediente secreto del buen cocinero: la imagi [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores