Google+
El Malpensante

Artículo

Diegón o sobre el juego de la pelota

Un diálogo desconocido de Platón

Encontrados por casualidad hace algunas décadas y aún en proceso de restauración, estos papiros atribuidos a Platón confrontan a Sócrates con un atleta bárbaro de tierras australes. Con la habilidad y soltura de quien dedica su vida a los regates, Diegón, figura máxima del juego de la pelota, sortea la maraña mayéutica en torno a la naturaleza del deporte y la virtud de quienes lo practican.

 

© Ilustración de Juan Gaviria

Sócrates no escribió casi nada y Platón lo escribió casi todo. La ambivalencia semántica de un diminuto objeto directo y de un no menos pequeño adverbio de cantidad muestra plenamente, en toda su desnudez, la conocida cuestión socrática: ¿qué y a quién escribió Platón? Esta es la cuestión de Sócrates. Casi toda. Al menos la de sus seguidores. Porque es cierto que muchos otros, entre ellos Aristófanes y Jenofonte, Antístenes y Aristóteles, en fin, casi todos los que hicieron filosofía en Grecia después de Sócrates, también lo escribieron. Pero la fortuna y la historia han querido que entre ellos hablara más alto el Sócrates de Platón o, para decirlo más literalmente, el Platón de Sócrates.

Los doxógrafos afirman que Platón, antes de los diálogos, había escrito tragedias que después quemó; el por qué no está muy claro. Algunos aducen que en ellas no había dado un papel suficientemente relevante a Sócrates y que, por eso, escribió entonces los diálogos socráticos.

Estos diálogos, llamados por los filólogos “tempranos” o “de juventud”, llevan el nombre de aquellos que se atreven a hablar con Sócrates: Eutifrón, un sacerdote; Laques, un militar; Ion, un poeta; Protágoras, un maestro; Lisis y Cármides, dos jóvenes; Trasímaco, un político; Critón, un amigo; en la Apología, los jueces. Hay otros, claro. Podemos agregar a esta lista el diálogo inédito que aquí estamos presentando en versión castellana: con Diegón, un atleta. Llamarlos por su nombre es la ofrenda de Platón a los caídos, personajes que empiezan en el entusiasmo y terminan en la confusión, que siempre empiezan por saber y terminan por no saber. La tradición temprana interpretó otra cosa. Añadió a estos nombres un subtítulo que pretendía indicar el tema principal de los diálogos. Nada más errado que creer que Sócrates o el otro hablan de eso. El otro sabe pero Sócrates no deja a nadie saber. Platón lo dice a su manera con sus títulos. Sócrates no habla. Todo lo que hace ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Walter Omar Kohan

Profesor de filosofía de la educación en la Universidad del Estado de Río de Janeiro.

Junio 2016
Edición No.175

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Joan Juliet Buck tiene un resfriado


Por Rocio Arias Hofman


Publicado en la edición

No. 217



Fotografías de Ruven Afanador La escritora, actriz y durante siete años editora en jefe de Vogue Paris encaró en The Price of Illusion un tramo extenso de su vida. Es lo que llam [...]

Pólvora


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 208



Un cuento. [...]

Made in Latinoamérica


Por Eva Hughes


Publicado en la edición

No. 217



. [...]

El dominio de los cuerpos


Por Lina Céspedes


Publicado en la edición

No. 215



¿Existe propiedad sobre un cadáver? Las almas abandonan los cuerpos y los dejan en un limbo jurídico en el que familiares, forenses y científicos se pelean por su parte del [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores