Google+
El Malpensante

Entrevistas

Ciudad fragmentada

Entrevista a Silvia Arango

Con frecuencia, los movimientos latinoamericanos en arquitectura se tildan de “eclécticos” por considerarse un eco tardío de corrientes foráneas. En esta entrevista, una teórica de la arquitectura analiza la ciudad latinoamericana con sus propias leyes y peculiaridades, identifica los puntos de encuentro del continente y los caminos por los que se desplaza el urbanismo contemporáneo.

© Ilustración de Lorena Correa 

 

En 1992 fue la primera vez que un trabajo de investigación ganó la Bienal Colombiana de Arquitectura y Urbanismo, en lugar de un edificio o proyecto urbano. La obra, Historia de la arquitectura en Colombia, fue escrita por Silvia Arango, una arquitecta bogotana que ha dedicado la mayor parte de su carrera al estudio de la teoría y la historia de la arquitectura. Lo que sucedió en el 92 fue un triunfo para una labor teórica que venía desprestigiada en el campo.

A lo largo de varias décadas, Arango ha tenido un rol activo como teórica de la arquitectura y estudiosa de las ciudades latinoamericanas. Desde 1997 dicta clases de historia y teoría de la arquitectura en la Universidad Nacional, ha hecho estudios en semiología, y entre sus investigaciones destacan una sobre la evolución del espacio público bogotano en el siglo XX, y otra sobre la relación en la misma ciudad entre formas urbanas y formas simbólicas durante el período de 1880 a 1920. Esto, claro, sin mencionar su obra más controversial.

Diez años después de ganar la Bienal, publicó Ciudad y arquitectura, un proyecto ambicioso donde analiza la modernidad latinoamericana. El libro marcó un hito por ser una crítica perspicaz contra la historiografía tradicional en arquitectura, alejándose de ella y utilizando un método alternativo. Para Arango, el método tradicional, en primer lugar, limita el devenir de la arquitectura a una pura sucesión de estilos, y además reduce cada estilo a una simple consecuencia formal del que lo antecedió. Pese a su influencia, en Latinoamérica la tendencia sigue siendo estudiar la arquitectura desde este enfoque estilístico y, en particular, como una sucesión basada en estilos europeos. En consecuencia, muchos de los movimientos surgidos en el continente han sido relegados al anonimato y reducidos a una manifestación tardía de alguna corriente foránea. Parafraseando a Arango, esa dependencia historiográfica deriva en una interpretación anacrónica de nuestra propia experiencia arquitectónica y tiene consecuencias inmediatas en la forma como se piensa y construye la ciudad.

Como alternativa para aproximarse a la historiografía, Arango acudió al método gener...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Santiago Vargas Acevedo

Fueparte de nuestro equipo editorial. Actualmente trabaja en la firma Camilo Santamaría Arquitectura y Urbanismo.

Junio 2016
Edición No.175

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Gastronomía isleña


Por René Rebetez


Publicado en la edición

No. 214



Recetario de un hombre que cocinaba tan sabroso como escribía y que, como una especie de testamento, nos dejó anotadas en un libro las tradiciones culinarias del archipiélago que [...]

Libros por metro


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

El dios de "Unorthodox"


Por Andrés Cárdenas Matute


Publicado en la edición

No. 218



. [...]

De un hombre obligado a levantarse con el pie derecho


Por Alberto Salcedo Ramos


Publicado en la edición

No. 141



No todo el mundo puede poner ambos pies en el suelo al levantarse. Por si esto fuera poco, está el extraño vagabundear que gente como El Mocho debe emprender a diario para sobrevivir en [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores