Google+
El Malpensante

Entrevistas

La buena suerte de la sal

Entrevista con Magela Baudoin

Días después de recibir el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, la autora de La composición de la sal conversó en Barranquilla sobre el brusco pero afortunado giro que implicó pasar de la minuciosa observación de detalles en el periodismo, a su uso en las esquivas tramas que componen la ficción.  

© Cortesía del diario La Razón de Bolivia 

 

Un buen día, hará unos seis años, Magela Baudoin se alejó por primera vez del periodismo y empezó a escribir un cuento a partir de una imagen que le pareció muy poética: “Un hombre viejo llora inconteniblemente y, al tiempo que llora, se reprocha, invocando la muerte, o quién sabe, su propio renacimiento”, recuerda la autora boliviana. “El personaje se mueve entre el dolor y la risa, dos elementos que, como la sal, lo envenenan todo de vida”. Tiempo después vio, en el centro histórico de Quito, un cartel que decía: “Se cura el espanto, se dan baños de alegría”. Entonces supo que tenía “algo” más que un cuento y decidió, al principio un poco a tientas, que la atmósfera incómoda y un poco tragicómica de ese primer relato (que acabaría titulando “La composición de la sal”) podría dar para un libro. Así que, alternando esto con la escritura de una novela que había empezado poco tiempo atrás, siguió componiendo nuevos cuentos, uno tras otro, hasta que cierta vez, cuando le puso el punto final a uno que escribió para su padre y su hijo, y que llamó “Un reloj. Una pelota. Un café”, se dio cuenta de que había sumado catorce y que el libro estaba ya completo.

Le puso por título el del cuento inicial, La composición de la sal, y lo publicó, en julio de 2014, con Plural Editores, uno de los más reconocidos sellos de Bolivia. Entre tanto, terminó la novela, le puso el sugestivo título de El sonido de la H y la envió al concurso más importante dedicado a ese género en su país, el Premio Nacional de Novela (Santillana-Bolivia), que ganó en diciembre de ese mismo año. En noviembre de 2015, Baudoin obtendría un triunfo todavía más resonante: La composición de la sal fue declarado ganador del II Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez.

Ella –delgada, atuendo deportivo, sandalias planas, cabello negro lacio cortado en...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Joaquín Mattos Omar

Es columnista de El Heraldo. En 2010 obtuvo el Premio Simón Bolívar. Ha publicado las colecciones de poemas Noticia de un hombre (1988), De esta vida nuestra (1998) y Los escombros de los sueños (2011). Su último libro es En la madriguera del genio. Crónicas y ensayos sobre García Márquez (2015).

Junio 2016
Edición No.175

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La pasión griega


Por Herberto Helder


Publicado en la edición

No. 210



Un poema elegíaco. [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Las Antillas: fragmentos de la memoria épica


Por Derek Walcott


Publicado en la edición

No. 214



Traducción de Catalina Martínez Muñoz   El Gran Caribe es un protagonista en sí mismo y no el reflejo nostálgico de otros territorios. [...]

Los dictadores digitales


Por Andrea Kendall-Taylor, Erica Frantz y Joseph Wright


Publicado en la edición

No. 216



Se suponía que internet y las redes sociales nos liberarían de los autoritarismos, pero no contamos con la astucia de muchos regímenes para vigilarnos, oprimirnos y convertirse en [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores