Google+
El Malpensante

Artículo

La ciencia de lo bello

Una charla sobre neuroestética con Anjan Chatterjee

Traducción del inglés de Karim Ganem Maloof

¿Hay forma de entender por qué algo nos parece hermoso? ¿Cuál es la naturaleza fisiológica de la experiencia estética? Un neurocientífico especializado en este campo comparte las tesis, los experimentos y la tecnología médica que hacen posible arrojar luces sobre el instante trascendental en que percibimos la belleza.

© Ilustracion de Ana Yael 

“¿Alguna vez has quedado tan absorto ante una pintura o una pieza musical”, escribe Anjan Chatterjee en su libro The Aesthetic Brain, de 2013, “que pierdes todo sentido de espacio y tiempo? Estos momentos mágicos son profundamente subjetivos. El problema, por supuesto, es que la ciencia demanda algo de objetividad”.

Esa es la tensión que existe en el floreciente campo de la neuroestética, del cual Chatterjee es un gran exponente. Como neurocientífico con fundamentos en psicología evolutiva, pero también como filósofo y fotógrafo aficionado, es capaz de entretejer los hilos de la estética y la neurociencia comprendiendo los límites de cada una.

Su interés por la experiencia estética proviene de su infancia en la India, donde comenzó a dibujar con un absorto entusiasmo cuando tenía seis años. En 1980, Chatterjee se graduó en filosofía en el Haverford College; pero fue mientras estudiaba medicina que descubrió su amor por leer textos sobre neurociencia. “No para pasar exámenes”, dice, “sino porque realmente quería saber. Esa fue la primera señal de mi interés por una formación en neurociencia clínica”.

La herramienta escogida evolucionó de un esfero a una cámara en 1989, cuando terminó su residencia en neurología y encontró tiempo para responder creativamente a sus inquietudes y observaciones desde la fotografía. “Creo que casi cualquier cosa puede ser fotografiada. Lo que determina la imagen es la actitud estética del fotógrafo, más que el objeto fotografiado en sí”.

En The Aesthetic Brain, Chatterjee explica que nuestra capacidad para tener experiencias estéticas se origina en un lugar profundo del cerebro, la corteza orbitofrontal y el núcleo accumbens, gracias a neurotransmisores como la dopamina, los opioides y los cannabinoides que controlan nuestras respuestas emocionales. Estas, dice Chatterjee, se desarrollaron en un principio porque eran útiles para sobrevivir. Pero, ¿qué le ocurre a nuestro sentido estético si se remueven las exigencias de supervivencia?

Para explorar el alcance de esta y otras preguntas, hablamos con el neurocientífico en el Hospital de la U...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Gayil Nalls

Es artista plástica con un doctorado en psicología. Su trabajo gira alrededor de la memoria, los olores y el tema de las multitudes

Julio 2016
Edición No.176

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Medidas de bienestar


Por Miminoesta


Publicado en la edición

No. 212



. [...]

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

Del aborto


Por Natalia Ginzburg


Publicado en la edición

No. 216



Dada la coyuntura en Colombia, rescatamos un texto clarividente, escrito en 1975, que hoy debería ser leído como un clásico. Su autora, una filósofa italiana, dice sin eufe [...]

Amasando pueblo


Por Alberto Montt


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores