Google+
El Malpensante

Cine

Morir según Truffaut

Desde niño, el cineasta más vivaz de la Nueva Ola padeció demasiadas muertes. Un panteón privado, al que rendía constante tributo, lo acompañó toda la vida y fue el sustrato de una de sus películas más conmovedoras. Así lo recuerda un admirador y biógrafo en este cálido homenaje. 

Ilustración de Nicolau

 

 

Querida Tanya:

Muchas, muchas personas que amé han muerto, y después de que murió Françoise Dorléac tomé la decisión de no volver a entierros, lo cual, como usted bien podrá suponer, no es suficiente para evitar la tristeza de estar viviendo algo semejante, de que todo se oscurezca por un tiempo y nunca se recomponga por completo, ni siquiera con los años; porque no solo vivimos con los vivos, sino también con los que de algún modo u otro han significado algo en nuestras vidas.

Su padre me ayudó y apoyó mucho durante estos últimos cinco años; disfruté nuestros usuales encuentros en París y también en Montecarlo, lo vi por última vez el día de su boda en el Hotel Georges v. Y también me gustaba mucho hablar con su madre, cuyas ideas sobre la vida y el cine siempre son entusiastas y generosas. Dígale que la pienso, dígale que ustedes tres son muy importantes para mí, dígale que recordaré a su padre con mucha frecuencia y créame cuando le digo que conmigo puede contar

Sinceramente,

 

FRANÇOIS TRUFFAUT

 

 

La carta, dirigida a Tanya Lopert a propósito de la muerte de su padre, Ilya Lopert, jefe de la compañía Artistas Unidos en Europa, no parece –a primera vista– escrita por el más autobiográfico, enamoradizo y vital miembro de la Nueva Ola del cine francés. ¿Por qué se refiere Truffaut a la muerte? ¿Por qué habla de la convivencia con los difuntos? Sin embargo una mirada cercana a su obra comprueba con facilidad que desde siempre, incluso desde Les mistons (1957), la muerte fue una de las protagonistas de su cine. Truffaut la aceptaba y a sus efectos resolutivos recurría en la ficción, pero en su propia vida sentía ya en ese momento que le pesaba el haber atestiguado la partida de tantos seres amados. ¿Cuáles eran esas muertes, esas demasiadas muertes a las que Truffaut se refería en la carta?

En agosto de 1942, cuando apenas tenía diez años falleció su abuela materna, Geneviève de Monferrand, víctima de una pleuresía tuberculosa. Vivía con ella y a partir de ese momento debi&...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Carlos González A

Es editor de la revista Kinetoscopio y autor del libro "François Truffaut. Una vida hecha cine" (Panamericana Editorial, 2005).

Agosto 2016
Edición No.177

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Un hombre en la noche me pregunta: ¿Cuánto cobrás?


Por Josefina Licitra


Publicado en la edición

No. 210



El vaso está lleno. Callar y acelerar el paso ante la intimidación masculina ya no es la primera opción de supervivencia. [...]

Gastronomía isleña


Por René Rebetez


Publicado en la edición

No. 214



Recetario de un hombre que cocinaba tan sabroso como escribía y que, como una especie de testamento, nos dejó anotadas en un libro las tradiciones culinarias del archipiélago que [...]

Hitos de una discografía vallenata


Por


Publicado en la edición

No. 205



Basado en la conferencia “historia discográfica del vallenato II”, de Osvaldo Sarmiento, que tuvo lugar en la biblioteca nacional de Colombia el 11 de octubre de 2018.  [...]

Cómo saber si eres un trol cultural


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 208



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores