Google+
El Malpensante

Ficción

Un hospital en Copenhague

.

© Ilustración deSantiago Guevara

Esa tarde habíamos alquilado dos bicicletas y recorrimos los sinuosos senderos del parque Amager Fælled. Atravesamos una colina y un llano de juncos y más adelante desembocamos en un inmenso campo de golf estropeado por la lluvia y el monte. En el ocaso recogimos pelotas de golf que encontrábamos en los matorrales y que luego lanzábamos tan lejos como podíamos, en dirección a los banderines que indicaban los hoyos, unas veces tapados por el lodo y otras convertidos en madrigueras de animales invisibles. El parque en general no era más que un vasto bosque en medio de Copenhague, sin alumbrado público y cortado por un puente bajo el cual pasaba un tren eléctrico.

El profundo abandono en que se encontraba aquel lugar invitaba a toda clase de actividades impunes. Entre los fresnos y a pesar del viento glacial, le había abierto la blusa a Carol y besé sus pechos. Acto seguido ella me dio una mamada paciente y tierna que devendría en un largo altercado debido a que me corrí en su ropa. Decidimos hacer el camino de regreso demasiado tarde, cuando había oscurecido. No demoramos en extraviarnos y discutir a los gritos cuál era el camino de salida. En un momento de impaciencia Carol perdió el control de la bicicleta, resbaló en la grava y rodó por el borde del camino hasta parar en una cuneta cubierta por la hojarasca. Intenté ayudarla a incorporarse sujetándola de la mano, pero entonces me rechazó y dio un grito que hizo levantar el vuelo de las aves. En la penumbra me explicó que no podía mover el dedo medio de la mano derecha, aunque se las arregló para volver a maniobrar la bicicleta. Casi media hora después logramos encontrar la autopista por la que habíamos entrado al parque.

Más tarde esa noche, de vuelta en el hotel, a Carol le costaba conciliar el sueño por el dolor que le producía el dedo y optamos por ir a un hospital. La recepcionista del hotel nos indicó a dónde ir y al ver la mano inflamada de Carol tuvo incluso la amabilidad de pedir un taxi por cuenta del establecimiento. Cuando llegamos a la sala de emergencias registraron sus datos en el sistema y ordenaron una radiografía para determinar la magnitud del daño. Al cabo de un rato un médico de rasgos árabes y dentadura cariada nos condujo a una habitación pequeñ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Orlando Echeverri Benedetti

Escritor y periodista colombiano. Trabajó para El Universal y ha publicado en reconocidos medios. En 2014 ganó el Concurso Nacional de Novela que otorga Idartes con la obra Sin freno por la senda equivocada.

Agosto 2016
Edición No.177

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Tres intentos por lograr una definición del mal gusto


Por Roberto Palacio


Publicado en la edición

No. 217



¿Es mejor llevar un cocodrilo en la camisa que unos leggings con estampado de leopardo? [...]

Lo insustituible


Por Julián Isaza


Publicado en la edición

No. 211



Tras la firma de los acuerdos de paz y la puesta en marcha del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), la calma en la región del río Gu [...]

Hasta la raíz


Por Sorayda Peguero Isaac


Publicado en la edición

No. 212



. [...]

Los danzantes de la Tatacoa


Por Marta Orrantia


Publicado en la edición

No. 209



Hay visiones que vuelven a nosotros periódicamente, con la ligereza de espejismos, con la pesadez de apariciones. Un hombre elige convertirse en fotógrafo para demostrarse a sí mi [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores