Google+
El Malpensante

Entre el aplauso y la taquilla

El crítico en su laberinto

La experiencia de escribir sobre cine en Colombia

El  papel del crítico, un testigo necesario pero incómodo en una industria que aún parece que diera sus primeros pasos, está en crisis. Su aparente antagonismo y los cambios que produjeron las innovaciones tecnológicas han llevado a algunos de estos personajes a convertirse en gestores de sí mismos y a involucrarse de otras maneras con el mundo del séptimo arte. 

Echemos mano de una metáfora biológica; imaginemos el cine colombiano como un organismo pequeño y en formación. A ese cine, así considerado, se le atribuyen muchas de las características de la infancia: inocencia en la mirada, ternura en el esfuerzo, incapacidad o falta de madurez para hacerle frente a discusiones sensibles que comprometan sus maneras espontáneas de ser. Como frente a un niño que da sus primeros pasos, y tropieza y cae, se pide que los críticos o periodistas celebremos con fervor los logros de esa criatura y perdonemos sus faltas.

La condescendencia no se reclama de manera abierta; reconozcamos que la generación que hoy hace cine en Colombia –o por lo menos la que tiene una figuración dominante– está mejor formada que generaciones anteriores, como lo está su entorno: gestores culturales, jefes de prensa, empresas dedicadas al cine. Ha habido un salto cualitativo hacia adelante.

Los críticos hacemos parte de ese entorno, solo que a medias o de forma culposa y vergonzante, como si las malas caricaturas sobre el oficio hubiesen calado en el inconsciente. Con frecuencia somos invitados a participar del proceso creativo, aunque casi siempre en unas fases muy tardías de las películas –en el último corte–, cuando ya lo único que se espera de nosotros es la aprobación, el aval, la palmadita en la espalda. Nuestros comentarios en esas instancias, casi siempre civilizadamente recibidos, suelen en la mayoría de los casos ser pasados por alto. El papel tradicional que se nos asignó en la cadena industrial del cine, con su ritmo infernal de proyectos en marcha, innovaciones tecnológicas, festivales y premios, estrenos que se pisan los talones, fue el del idiota útil que rubrica con una reseña, un comentario, un ensayo, un tuit, algo de lo que está excluido pero en lo que resulta un testigo necesario, alguien que participa en un convite en el cual es mirado con sospecha y prevención. Claro, es que no entendemos los sufrimientos y sacrificios de hacer arte.

Así aparece el chantaje emocional, no digo de los directores, pero sí de parte de ese consenso vocinglero en las redes sociales. Que los críticos tenemos unas pretensiones que las películas no tienen; que es fácil destruir en dos horas lo que costó un esfuerzo de años; que es inicuo dar opiniones que desfavorezcan los resultados estéticos de películas hechas por o sobre sujetos marginales, y un largo etcétera de reclamos ajenos a las únicas cosas que deberían importar en una cr&iac...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Pedro Adrián Zuluaga

Periodista, crítico de cine, docente, blogger y programador del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias.

Octubre 2016
Edición No.179

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Growing up americano


Por Christopher Tibble Lloreda


Publicado en la edición

No. 203



La outside story de un hombre criado como extranjero en su propio país, contada en el spanglish que le es natural. [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

La pregunta más difícil de todos los tiempos


Por Efraín Rincón


Publicado en la edición

No. 208



Sobre la importancia de tomarle una “foto” a un agujero negro y otras revelaciones de física para dummies. [...]

Un tropezón cualquiera da en la vida


Por Jaime Andrés Monsalve


Publicado en la edición

No. 207



Tal vez por presentarse antes de un mortal accidente aéreo, este encuentro entre el famoso tanguero y la policía de tránsito de Bogotá pasó inadvertido por mucho tie [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores