Google+
El Malpensante

Iceberg

Tres cuartos de siglo

.

A veces uno no nota ciertas cosas porque parecen haber estado allí desde que tiene memoria. Eso pasa con la Librería Nacional. Solo los viejos podrán recordar cuando esta librería todavía no tenía sucursal en Bogotá. En los años sesenta había aquí unas pocas librerías de renombre: la Buch-holz y la Central, para citar las dos más celebradas. En ese entonces, la Nacional, pese a haber sido fundada en Barranquilla por Jesús Aníbal Ordóñez, era a ojos de los lectores bogotanos un fenómeno caleño.

Pasaron los años y el centro de la capital empezó a anquilosarse, las burguesías comenzaron a mudarse al norte y esto afectó a las librerías mencionadas, asociadas con sus grandes locales de la avenida Jiménez y el Parque Santander. Los dueños de la Nacional tuvieron el tino de invertir en locales valiosos, como los de Unicentro o el Centro Andino, lo que les permitió atender a un público muy amplio, que no iba (y sigue sin ir) a las librerías de nicho. Pronto la Nacional se volvió la librería más grande de la ciudad y del país.

El negocio de las librerías –lo sé por amarga experiencia– es hoy el eslabón más débil en la cadena del libro. Los autores sufren pero buscan ingresos alternativos, como profesores o comentaristas radiales; las grandes editoriales han logrado economías de escala concentrándose en unos pocos conglomerados –con la consecuente burocratización y endurecimiento de corazón de sus directivos–; los editores independientes no dejan de surgir, y si logran mantener bajos los costos, sobreviven con ingresos parcos; las imprentas tienen un amplio portafolio de productos –dígase el catálogo navideño de Falabella–, mientras que un librero lo máximo que puede hacer es poner un café al final de la última hilera de libros, citar a tertulias, realizar eventos y rezar, así no crea en ningún dios distinto del viejo objeto encuadernado de sus afectos.

Muchos escritores sufrimos de lo que Felipe Ossa, factótum de la Nacional desde hace más de medio siglo, llama “el síndrome de autor”. ¿Por qué? Porque venciendo distintos niveles de vergüenza, llamamos a Felipe a preguntarle por nuestro engendro y a ver si le da una empujadita. Sobra decir que la empujadita sirve, pues algún distribuidor me decía que, según el pedido de la Nacional, él multiplicaba por tres o máximo por cua...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Diciembre 2016
Edición No.181

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La puerta abierta


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 207



Esta breve nota recuerda que el suicidio está siempre disponible para quien no se sienta a gusto con la vida.  [...]

La silla varada


Por Jacobo Cardona Echeverri


Publicado en la edición

No. 213



El tamaño de las cosas es uno de los cortometrajes seleccionados para participar en la Competencia Nacional de la próxima versión del festival Bogoshorts, en diciembre. Es, sin lu [...]

La biblioteca de Mabel


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 213



. [...]

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores