Google+
El Malpensante

Poesía

Montar en columpio me hermana con el vuelo

Poemas de León Darío Gil

.

SUELTOS DATOS DE LA VIDA

Lo que he debido hacer, todo, no lo he hecho.

Mal o bien me han amado. Bien o mal he amado.

Lo que ambicionaba tener aprendí, por fin, a no tenerlo.

A ir despacio me aconsejó el afán.

El respeto lo deduje, tarde, de dudar tanto de mí mismo.

A cambiar de pronto de camino lo supe por mis pálpitos.

El frío me hizo estimar lo que me entibia.

 

Un dolor agarrado de una uña, menos verdadero

 no es ni menos doloroso

que un dolor agarrado del pecho.

Por arduo, nunca, ningún camino me ha quedado largo.

Donde es debido descansar descanso.

La llevo bien con la lluvia.

Soy amigo de entrar en las iglesias, de hablar con forasteros,

de recoger fotos y cartas rotas del suelo.

Me ha aburrido la incesante constancia del sol,

nunca la pródiga sombra de los árboles.

 

Cómo se espulgan las golondrinas me trastorna, sus amores.

Montar en columpio me hermana con el vuelo.

El agua por el claro misterio de la sed. La esquiva multitud de las palabras.

No compro más paraguas, ni una moneda más gasto en banderas.

En mí mismo me he perdido por horas, por días, por semanas, por meses,

por años, por eternidades enteras, y a tientas he encontrado de nuevo mis orillas.

Perder los papeles, creo, es más infausto que perder el juicio.

 

Hablo con los vasos en las mesas de las cantinas

que no es lo mismo que hablar solo en los escaños de los parques,

anclado en una esquina o mientras voy andando.

Por qué, cuándo y dónde fue que se perdió mi caballo de palo, me acongoja.

Al mar fui una vez, no más, su inmensidad inabarcable me hastió.

Del odio... menos que la injusticia, odio lastimeramente las mesas cojas.

Para conocerlo furtivamente de noche y salir

me gustaría entrar al cielo; no lo he hecho todavía.

Si se le caen, a mis camisas les coso los botones. Embetuno mis zapatos.

Buscaba que mi padre me dejara su bondad;

de él tengo su noche última, su silencio prudente, una foto y su sombrero.

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

León Darío Gil

En 2004 publicó el poemario Por tanto ser. Su cuento ?Los usurpadores? fue incluido en la Segunda antología de cuento corto colombiano (Universidad Pedagógica, 2007). Los poemas que presentamos hacen parte de su más reciente libro, Antología de papel (1986-2016).

Diciembre 2016
Edición No.181

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Cinco poemas


Por Eunice Odio


Publicado en la edición

No. 213



“Declinaciones del monólogo”, “Satchmo liróforo”, “Poema primero. Posesión en el sueño”, “Poema tercero. Consumación” [...]

Niño de barro


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 213



¿Se alberga algún sentimiento maternal por un gólem infantil, una Galatea pueril o un Pinocho que dura lo que un suspiro? [...]

Libros por metro


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores