Google+
El Malpensante

Artículo

Tus zonas erróneas

Joaquín Mirkin

¿Cuán útil es la secuencia del Genoma Humano? ¿Qué es exactamente la secuencia del Genoma Humano? ¿Cuál es el proyecto detrás del Proyecto? ¿Qué es la “basura” genética? ¿Por qué el genoma se parece más a una guía telefónica que al libro de la vida? ¿Por qué hay que leer otra nota sobre el Genoma Humano? Sépalo usted mismo.

El kitsch mediático desatado alrededor del Proyecto Genoma Humano consiguió que el ícono de la doble hélice eclipsara —por un par de semanas— a la omnipresente arroba que abre la entrada del paraíso virtual. Y lo hizo en más de un sentido, ya que el anuncio de la secuencia casi total del genoma también se transformó —como Internet— en un mito omniabarcador: no sólo utopía (fin de las enfermedades, salud a salvo de todo riesgo), sino también distopía (control absoluto sobre todos los aspectos de la vida y la constitución humana, cuando no de su conducta). Por un lado, la solución de todos los problemas; por el otro, la antesala de un mundo rigurosamente vigilado desde un panóptico instalado en los laboratorios.

Lo cierto es que a partir de la década del ochenta —o mejor, a partir de que en 1953 se descubriera la estructura del ADN—, la biología, y en especial la biología molecular, lentamente primero, explosivamente después, en cierto modo tomó el liderazgo de la aventura científica y tecnológica, aventajando a otras empresas centrales y espectaculares del siglo xx, como la física nuclear y la exploración espacial. Ahora —a cuatro años de la clonación de Dolly— el genoma está cabeza a cabeza con Internet en el imaginario colectivo.

Lentamente, aunque con ramalazos de meteorito marciano, primero los dinosaurios y después los clones y los genes ocuparon el centro de la escena posmo y global. La atención —que al compás de la fusión entre los teléfonos y las computadoras se desplazó del espacio exterior al espacio virtual— trasladó sus temores y fantasías desde el poder de las bombas al poder de las diminutas moléculas que en el interior de cada una de nuestras células dirigen el funcionamiento de la maquinaria química de la vida. El miedo a la explosión final se convirtió en miedo a la mutación maligna y el antiguo anhelo de la introspección incorporó a la química para buscar en el fondo de cada célula las raíces de la subjetividad.

Y como era de esperar, dinosaurios y genes fueron capturados por la nueva maquinaria macdonalizada que produce en serie mitos y leyendas con la misma facilidad que hamburguesas: mira tu interior: llevas, muy adentro, escrito todo lo que eres en un alfabeto incomprensible de fosfatos, az&uacu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Leonardo Moledo

(Buenos Aires, 1947) Escritor y periodista científico, sus artículos de divulgación aparecen con frecuencia en Pagina/12. Ha publicado, entre otros, De las tortugas a las estrellas y Dioses y demonios en el átomo.

Septiembre 2000
Edición No.24

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

De la oralidad del creol a la escritura musical


Por Walter Díaz, Joseph Taylor y Rhett Bush


Publicado en la edición

No. 214



¿Qué tienen que ver un método de lectoescritura musical desarrollado por un húngaro y la enseñanza del calipso en San Andrés? Un nuevo manual plantea una form [...]

Un rayo de sol


Por Yael Weiss


Publicado en la edición

No. 219



El trabajo ahora habita en casa con nosotros, en medio del confinamiento por la pandemia. Nos hace ver nuevas facetas de nuestros seres queridos. Algunas de ellas, agobiantes. Otras, conmovedoras. [...]

La helada


Por Claudia Masin


Publicado en la edición

No. 211



Primer poema tempestuoso. [...]

Dos platos en prosa


Por Andoni Aduriz


Publicado en la edición

No. 206



Poemas en prosa [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores