Google+
El Malpensante

Ficción

Consejos para su utilización

.

Los cuentos adjuntos son escritos plenamente válidos a pesar de su brevedad.

La ventaja es que se ahorra tiempo, ya que no requiere que se concentre la atención a lo largo de semanas o meses.

Podemos leer un minicuento mien-tras se cocina un huevo pasado por agua, o mientras pasa al teléfono la persona a la que hemos llamado (incluso en el caso de que suene ocupado).

No es obstáculo el hecho de estar desganados, ni tampoco si tenemos los nervios algo desbaratados. Podemos leerlos sentados o de pie, bajo la lluvia o azotados por el viento, o a bordo de un autobús repleto. ¡La mayoría son también amenos si los leemos caminando!

Es importante que pongamos mucha atención a los títulos. El autor se ha esforzado porque sean breves y porque sus rótulos tuvieran algún contenido. Antes de subir a un tranvía probablemente miramos su número y dirección. Igual de importantes son los títulos de estos cuentos.

Esto, por supuesto, no significa que baste con leer los títulos. Primero se leerá el título y luego el texto; ése es el único procedimiento co-rrecto que aconsejamos al lector.

¡Atención!

Al que no entienda algo se le aconseja la relectura. Si ni así entiende, el defecto está en el cuento.

¡No hay personas obtusas, sino malos minicuentos!

 

 

 

Accidente
con desenlace feliz

 

En una de las avenidas con más tráfico de Tokio y además a las horas pico de la tarde, colisionaron entre sí dos harakiris. Se ha de agradecer exclusivamente al azar que, aparte del susto, no ocurriera ninguna otra desgracia, descontando algunos rasguños menores.

 

 

 

Informaciones

 

Hace catorce años que está sentado a la entrada del portal ante una ventana corrediza. En total le hacen dos tipos de preguntas.

—¿Dónde están las oficinas de Montex?

A eso responde así:

—En el primer piso, a la izquierda.

La segunda pregunta es como sigue:

—¿Dónde se encuentra la Transformadora de Desechos de Goma Elástica?

A lo que responde así:

—Segundo piso, a la derecha, segunda puerta.

En catorce años nunca se equivocó; todo el mundo recibió la información debida. Sólo una vez sucedió que una señora se presentó ante la ve...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

István Örkény

escritor y dramaturgo húngaro de origen judío.

Septiembre 2000
Edición No.24

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Alberto Arenas: peluquero y cirujano


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 218



Un riguroso estudio criminalístico de un tango que interpretó Gardel y que Edgar Allan Poe habría admirado. [...]

Historia con guantes


Por Daniel Gutiérrez Ardila


Publicado en la edición

No. 213



El pasado siempre tiene muchas lecturas posibles, y varios interesados en manosearlo. En Venezuela se viene reinterprentando la historia sin mucho tacto, lo que tiene implicaciones muy directas en la [...]

Los cinco delantales de mi abuela


Por Hazel Robinson


Publicado en la edición

No. 214



Bajo los metros de tela que cubren la vida de esta mujer, también se arropa la cotidianidad de los antepasados en el archipiélago de San Andrés. [...]

El Capote


Por


Publicado en la edición

No. 204



De los mejores de la literatura rusa. (Cuento no incluido en la edición impresa) [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores