Google+
El Malpensante

Artículo

Un feminismo velado

En el verano de 2016 el burkini fue prohibido en las playas francesas. En invierno, Dolce & Gabbana expuso su primera colección de hiyabs en las vitrinas italianas. En Europa cada vez más mujeres musulmanas reclaman su derecho a usar el velo. Otras, no siempre musulmanas, lo consideran un símbolo de opresión mandado a recoger. Algunos Estados simplemente lo han prohibido de manera arbitraria. Ante el panorama actual, ¿quién debería tener el poder de decidir? 

© Getty

Fátima y Leila Achaboun, dos hermanas de trece y catorce años, fueron expulsadas de una escuela del conurbano de París en septiembre de 1989 por negarse a acudir a clase con la cabeza descubierta. Quince años más tarde, en 2004, se sancionó en Francia la ley que prohíbe la exhibición de signos religiosos “ostensibles” –eufemismo para referirse al velo– en las escuelas públicas. Hace solo unos meses, un hilo de furia e incomprensión atravesó las playas de Niza cuando la policía increpó a una mujer en burkini como si fuera el mismísimo Satanás. Tres hechos que nos empujan con la brutalidad de un ciclón al centro de una batalla cultural despiadada: las mujeres y el hiyab.

El enfrentamiento entre los partidarios de un laicismo combativo y los defensores de una concepción laica más abierta no deja de intensificarse. Para algunos, el hiyab es un símbolo del avasallamiento de las mujeres, un repliegue de sus derechos; para otros, se trata de un emblema de su fe religiosa. En Francia, como en la inmensa mayoría de los países europeos, el velo no deja de suscitar debates en movimientos feministas, partidos políticos y organizaciones antirracistas.

Enero de 2017. Sentados frente a frente están Manuel Valls, ex primer ministro francés y desafortunado candidato a representar al Partido Socialista en las próximas elecciones presidenciales, y Attika Trabelsi, joven universitaria musulmana, empresaria y militante asociativa. El encuentro se da durante un programa de televisión. Nada en ella refleja rasgos de sumisión. Lleva unos jeans ajustados, elegantes mocasines, una camisa color crema y gargantilla color esmeralda. El velo verde con el que cubre su cabello parece más una elección estética que un emblema a ser reivindicado. Con una mezcla de jovialidad adolescente y bravura taurina, Attika lanza el desafío: “Cuando lo escucho afirmar que el velo equivale a un sometimiento de la mujer me siento profundamente herida, humillada. Con ese discurso usted estimula la violencia hacia mí. Por ejemplo, como cuando llego a un banco y me dicen que no puedo ingresar por llevar velo, o cuando durante una entrevista laboral me preguntan de forma recurrente a qué aspiro al llevarlo”. Valls la escu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Renée Kantor

Radicada en Francia, trabaja como periodista independiente. Ha escrito para las revistas Etiqueta Negra y Página 1/2

Marzo de 2017
Edición No.183

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo saber si eres un trol cultural


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 208



. [...]

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

Desmontando el eterno femenino


Por Gabriela Bustelo


Publicado en la edición

No. 217



Escritora extraordinaria y símbolo de empoderamiento, George Eliot logró desarmar los mecanismos de la literatura rosa para burlarse de ellos; de la forma en que la figura de la mujer er [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores