Google+
El Malpensante

Artículo

El kilometro cero entre la crónica y la novela

La distancia entre uno y otro género se reduce o expande según quien la mire, pero hoy en día no es clara la diferencia entre el periodista narrativo y el novelista de no ficción. Sin embargo, ¿podría existir desde el comienzo una estrecha cercanía ente las formas más tradicionales de lo noticioso y lo ficcional? ¿Qué es lo que en esencia las separa?

©Eva Vazquez

 

En el periodismo se exige vigilar de cerca la línea que divide la realidad de la imaginación, la verdad de sus distorsiones. Definir claramente esa frontera es lo que garantiza la fiabilidad de un medio. Pero resulta que esa línea limítrofe, tan evidente en el papel y tan importante socialmente, suele ser indistinguible en las costuras de la realidad, en su kilómetro cero. Ahí conviven lo incierto, lo inequívoco y lo probable, se fabrica de forma continua el presente y se ponen a secar los ladrillos del futuro.

En una obra como Crónica de una muerte anunciada, Gabriel García Márquez juega a ser en primer plano el cronista por encima del novelista. Comienza con el titular de una noticia, al anunciar de entrada un hecho inamovible: el asesinato de Santiago Nasar, y a continuación reconstruye el suceso recurriendo a distintas fuentes y contrastando los testimonios.

En Cien años de soledad lanza igualmente, desde la primera línea, una información en apariencia categórica, la muerte de un personaje también central en la historia: el coronel Aureliano Buendía. Pero esta vez antepone su rol de fabulador y juega narrativamente con esa primicia. En lugar de atornillar aquel hecho inexorable, lo escamotea, lo tuerce, lo distorsiona, lo desmiente cuando se supone que ya era un hecho: lo vuelve plástico. El coronel, en realidad, no habría de morir frente al pelotón de fusilamiento; el narrador rehace la noticia y prueba otras prolongaciones de esta, cosa impensable en un cronista, que debe atenerse a la noticia original y no puede recurrir a datos escondidos ni a dudas intencionales. Si desdibujara esos puentes causales para buscar efectos dramáticos, traicionaría el principio periodístico de jugar con las cartas bocarriba y el de aproximarse clara y honestamente a la verdad.

Mientras el cronista juega con las cartas bocarriba, el novelista va dosificando las suyas en una prestidigitación: todas las cartas provienen de sus mangas, transformadas por la velocidad con que combina los datos para mantener la ilusión de realidad en la novel...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Paul Brito

Su libro "El proletariado de los dioses" (Collage Editores, 2016) estuvo nominado al Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana. Colabora con El Tiempo, Arcadia, El Heraldo y El Malpensante.

Abril de 2017
Edición No.184

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Una completa guía turística de Noruega


Por Morten A. Strøksnes


Publicado en la edición

No. 208



Visiten el bello país de los fiordos, donde se acuñó la expresión “desarrollo sostenible”. Una petrocracia cuyo último producto contaminante es el &ldquo [...]

Artesanos culinarios


Por Julián Estrada


Publicado en la edición

No. 206



En Colombia, se libra una batalla para que el Estado auspicie las preparaciones y técnicas criollas que nos distinguen, en lugar de prohibirlas por no cumplir con dudosos estándares de c [...]

El alarmismo climático nos perjudica a todos


Por Michael Shellenberger


Publicado en la edición

No. 215



Solíamos burlarnos del tipo que cargaba un cartelito anunciando el fin del mundo; ahora, todos estamos de acuerdo con el “loco”. Un experto en temas medioambientales hace un llamado [...]

Calypso Rose y la legión de insumisas del Caribe


Por Maríamatilde Rodríguez


Publicado en la edición

No. 214



El calipso, ese género que plantea la abolición de las costras de la esclavitud con un ritmo que permite sonreír, se canta con la voz de esta negra “desobediente”. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores