Google+
El Malpensante

El último de la fila

El último de la fila

Dibujo de Roberto Fontanarrosa.

Texto de Jaime Andrés Monsalve.

 

Este dibujo, podemos estar seguros de ello, es el único existente del pensador y aforista Ernesto Esteban Etchenique. · Tres entregas de pensamientos publicados en la revista Recua fueron suficientes para dar relieve a ese Cioran de la porteñidad, un Bierce que se degusta como milanesa, un Gómez Dávila que prefirió ser sensiblero a reaccionario. La sabiduría de este hombre, que se conmovía hasta el llanto viendo la sombra del directorio telefónico en la pared, queda testificada en ramalazos de genialidad como estos: “Si crees en la reencarnación no te rías de la fealdad del sapo” o “ ‘Cáncer’ es una palabra grave”. · Corría 1994 y mi vida estaba profundamente marcada por el hallazgo de este genio de la frase célebre, nacido de la cabeza del enorme Roberto “el Negro” Fontanarrosa (1944-2007). Cinco años antes, en la legendaria Librería Palabras, de Manizales, me había dado a la caza de cualquier resquicio de la literatura del archifamoso humorista gráfico, en boca de todos mis compañeros de colegio cada lunes, cuando comentábamos el “Boogie de ayer en El Tiempo”. Desde que leí su cuento “Estudios etológicos del profesor Erwin Haselblad”, publicado a finales de los ochenta en las Lecturas Dominicales de ese diario, mi interés pasó de sus dibujos a su desopilante pluma. · Por eso, aquella tarde de abril de 1994, después de un inolvidable mano a mano con sus colegas Quino y Sendra en la Feria del Libro de Bogotá, decidí pedirle un retrato de mi aforista favorito, único personaje recurrente de su prosa junto con el aventurero Best Seller. El Negro andaba de buen humor, puesto que la única solicitud que hizo al público, no sin carcajadas mediante, fue atendida a regañadientes: no mencionarle ni por las curvas el reciente 5-0. · “No... pero no...”, me dijo, condescendiente, mientras trazaba las formas ovaladas del inefable Mendieta, el perro de su personaje Inodoro Pereyra, el renegáu. “No sé cómo es Etchenique. Nunca lo dibujé”, agregó. Me regaló una sonrisa, y a lo suyo con el fanático que seguía en la cola. · Podía darme por bien servido con el Mendieta, pero, tozudo y con el tiempo de sobra del estudiante, decidí volver al f...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Jaime Andrés Monsalve

Jefe musical de Radio Nacional de Colombia y coautor del libro 'Jazz en Bogotá'.

Junio de 2017
Edición No.186

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Alejandro Durán, el rey que se destronó a sí mismo


Por Mariamatilde Rodríguez Jaime


Publicado en la edición

No. 205



De las manos curtidas del Negro salieron tantos arrullos de amor como notas de rebeldía, canciones de protesta contra otros reyes menos musicales y más injustos. [...]

Para hacer un talismán


Por Olga Orozco


Publicado en la edición

No. 204



Una poema  [...]

Una completa guía turística de Noruega


Por Morten A. Strøksnes


Publicado en la edición

No. 208



Visiten el bello país de los fiordos, donde se acuñó la expresión “desarrollo sostenible”. Una petrocracia cuyo último producto contaminante es el &ldquo [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores