Google+
El Malpensante

Filosofía

¿Y para qué sirve un bebé recién nacido?

Sobre la inutilidad de la filosofía

Mientras algunos funcionarios públicos cuestionan la enseñanza de la filosofía en los colegios y los académicos responden tratando de sustentar su utilidad, el autor de este ensayo hace de abogado del diablo en una defensa paradójica de lo abstracto y lo inútil. 

  Ilustración de Mao Díaz

 

Cuando Michael Faraday, el físico del Siglo XIX, descubrió que moviendo un imán sobre un cable de cobre podía generar una pequeña corriente eléctrica, el público indignado lo interpeló: “¿Y para qué diablos sirve tal cosa?”. Faraday, molesto, se ingenió una respuesta que al tiempo daba una medida de su contraindignación: “para nada. ¿Y para qué sirve un bebé recién nacido?”.

La réplica de Faraday da en el clavo de algo que bien se puede decir no solo con respecto a los bebés y al electromagnetismo, sino a la filosofía. Una reciente entrevista de Semana a Ignacio Ávila, profesor de filosofía de la Universidad Nacional, sobre la pertinencia de su campo –la pregunta concreta es infinitamente más difícil de resolver: “¿para qué sirven los filósofos?”–, ha atraído la atención sobre este interrogante que nos hacemos de vez en cuando quienes nos dedicamos a esto: ¿para qué sirve la filosofía? 

No solo es viejo el debate sino la respuesta denodadamente simple: si se entiende por utilidad la construcción de un objeto que sea una extensión de nuestro cuerpo, o la implementación de una serie de actividades que darán dinero o la solución a los problemas de la vida cotidiana, la filosofía tiene la misma función que los niños de brazos. La imagen del bebé propone un brutal contraste entre aquello que es claramente importante y lo que cumple una función como los paraguas, los teléfonos o los fondos de inversión. De hecho, la analogía invita a ir más allá. Las cosas inútiles –los campos magnéticos en tiempos de Faraday, los conceptos y los niños– suelen ser justamente aquellas en las que anidan nuestras esperanzas, donde toman forma los amores y los vicios, en donde nos jugamos el todo por el todo y por las que perdemos la vida o la cabeza. Odio tener que reconocerlo, pero fue Heidegger quien lo dijo con toda claridad: lo inútil tiene poder. 

Considérese la inutilidad del deporte profesional. ¿Realmente sirve para algo que veintidós personas persigan un balón en unas yardas de ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Tm R

Cual es el nombre de la ilustración? Es posible comprarla?

Su comentario

Roberto Palacio

Ha colaborado con medios como SoHo, Carrusel, Bacánika y Arcadia. En 2018 publicó su último libro, "La vida erótica de los filósofos", bajo el sello Libros Malpensante.

Julio de 2017
Edición No.187

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

Bitácora


Por Danielle Lafaurie


Publicado en la edición

No. 209



Un recorrido por los parajes que visitó Ruven Afanador mientras tomaba las fotos que componen este especial. [...]

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Libros por metro


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores