Google+
El Malpensante

Poesía

Infancia es destino

Poemas de Elena Salamanca

Presentación y selección de Helena Calle

Cuando Elena tenía cinco años y estudiaba en un colegio católico, le pusieron una banda con los colores patrios de El Salvador y la coronaron Reina de la Independencia para uno de los actos cívicos del 15 de septiembre, fiesta nacional de ese país.

–Mami, pero en la Independencia no hay reyes
 –apuntó.

Su mamá hizo silencio, pero la ironía estaba servida. Esa idea de nación, impuesta por los libros de texto llenos de heroísmos es, en sus palabras, “tan violenta como chistosísima”. El recuerdo de sus compañeros disfrazados como cadetes y sus fotos de niña vestida de enfermera tomaron sentido cuando se dio cuenta de que recibía una educación adoctrinante que la aburría hasta desesperarla; que vivía en un país en guerra donde enfermeras de verdad, las de la Cruz Roja, cortaban y pegaban los restos de los soldados que morían inmolados, y que en ese mismo país mataron a su padre a balazos por robarle un carro. La violencia era asunto suyo.

–Eso te marca porque esas ideas son impuestas, y ahora como historiadora intenté desmontar esa idea del Bicentenario y la Independencia. Escribo sobre personajes que son como las santas que me obsesionan, como las abuelitas que me criaron. Por eso digo que la infancia es destino.

De sus obsesiones y sus olvidos brota lo que escribe. Por ejemplo, “Sobre el mito de santa Tecla” es una reinterpretación de la vida de la santa, a quien le pidieron la mano y como no se quería casar se la cortó. El atractivo dramatismo de la escena es inevitable: “El hombre pensará: / qué perfecta mujer, es un árbol de manos: / podrá ordeñar las cabras, / hacer queso, / cocer los garbanzos, / ir por agua al río, / tejer mis calzoncillos. / Pero yo seguiré cortando mis manos”. Así como santa Tecla, existen Lilian o Teresa, madres o abuelas, reminiscencias de las que la criaron o las que ha visto “joseando” en las ciudades donde ha vivido, Ciudad de México, Tegucigalpa, Huelva.

Hace unos años, Salamanca leyó la historia de Amparo Casamalhuapa, una maestra de treinta años que en 1939 dio un discurso bajo la estatua ecuestre del prócer Gerardo Barrios, en contra de la corrupción. Se obsesionó de nuevo. Inspirada en esa imagen, en 2011 adornó la estatua de otro prócer, Francisco Morazán, con coronas fúnebres y una bolsa plástica negra, último refugio de los 4.360 jóvenes que mu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Elena Salamanca

Actualmente escribe su tesis doctoral en historia en El Colegio de México

Julio de 2017
Edición No.187

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo que el abrazo abarca


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 202



Una mujer desplazada por la guerra coincide con un exparamilitar en un centro de reconciliación del Caquetá. Ahí donde también se suman ahora exguerrilleros, se miran, se m [...]

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

Pólvora


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 208



Un cuento. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores