Google+
El Malpensante

Iceberg

Intercambio de papeles

.

 

Cualquiera que use transporte público en Colombia sabrá que el pasillo de todo vehículo sirve de galería para vendedores ambulantes, andén para mendigos y podio para predicadores. Pues bien, hace algunas semanas, un par de emprendedores venezolanos se subieron al bus de Transmilenio en que iba y, haciendo gala de su ingenio, intercambiaron papeles con los pasajeros: “Señores y señoras. Nosotros no hemos venido a pedirles dinero, sino a dárselos”, dijo uno de ellos, mientras el otro desenfundaba un fajo de billetes, lo agitaba en el aire para terminar de espabilar a los más distraídos y comenzaba a repartirlos entre la audiencia estupefacta, que un segundo atrás estaba casi dormida. “Uno para ti, de 50 bolívares, otro para ti, de 100”, decía el generoso muchacho mientras dispensaba los papeles estampados con los rostros de Bolívar y de su mentor, Simón Rodríguez. “Este papelito no tiene más valor que el que ustedes quieran darle”. Alguien soltó una risa y el otro muchacho aprovechó para rectificar y lanzar una apuesta: “El gobierno de nuestro país los está empezando a recoger, así que son invaluables. Pero ustedes pueden tener este artículo de colección por tan solo mil pesos”. Los chicos decían haber cruzado la frontera con maletines repletos de esa moneda devaluada hacía algunos meses y estar viviendo actualmente en Bogotá como indocumentados. La calidad de los billetes hacía evidente que no eran falsos.

El gobierno del país vecino finalmente reconoció la inflación rampante de su moneda, el irónico bolívar fuerte, y decidió emitir billetes de mayor denominación. Dentro de poco, los vecinos tendrán un cono monetario más parecido al nuestro, pensado en miles y no en decenas, y así las personas no tendrán que llevar maletas de dinero cuando quieran comprar un huevo o una hallaca.

Al respecto, en diciembre pasado, Maduro dio un plazo de 72 horas para que los ciudadanos depositaran sus billetes viejos a riesgo de perder su plata. Sin embargo, hubo problemas de logística (cosa repetitiva en las decisiones del presidente petrolero) y los nuevos billetes no estuvieron disponibles en los cajeros a tiempo. Así que la gente tuvo que volver a retirar los billetes que había depositado con temor y premura, y seguir con su vida. De eso ya hace siete meses y la cosa va en su octava pr&oacut...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Karim Ganem Maloof

Abogado y literato, becario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Es el editor de la revista El Malpensante.

Agosto de 2017
Edición No.188

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Este pedazo de acordeón


Por Roberto Burgos Cantor


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente aparecido en la revista Eco, en 1974, este es el único relato sobre vallenato que se conoce del autor sabanero, fallecido el año pasado. Una pequeña historia de susp [...]

Café instantáneo


Por


Publicado en la edición

No. 204



Por Cigarra Entinta y Karim Ganem [...]

Objeción literaria


Por Lina Céspedes


Publicado en la edición

No. 207



El testimonio de una abogada que se declara impedida para escribir textos que no sean correos electrónicos o conceptos jurídicos.  [...]

Monopolio


Por Nicolás Rodríguez Sanabria


Publicado en la edición

No. 207



Ruedan los dados, amigos y familiares avanzan en las casillas del tablero en pos de la riqueza individual. Ignoran que su pasatiempo surgió como una herramienta pedagógica para explicar [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores