Google+
El Malpensante

Deportes

Lecciones para aprender a correr

A lo largo de su carrera, Usain Bolt rompió todos los récords y pulverizó rivales luciendo una sonrisa tan amplia como su ventaja. Muy cerca del hombre más rápido del mundo siempre estuvo una suerte de sensei que susurraba secretos a su oído. ¿En qué consistían esas claves para burlar los límites de la velocidad humana?

Ilustración de Fabián Rivas

 

Conocerlo fue el relámpago, pensé parafraseando a Pedro Salinas. Fue en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Con nuestros propios ojos lo vimos atravesar la pista como un rayo y dejar muy atrás a sus contrincantes, uno de ellos el poseedor del récord mundial (9,74 segundos) en ese momento. Se dio el lujo incluso de desacelerar en los últimos metros para golpearse el pecho y festejar con una felicidad que tampoco era de este mundo y, aun así, romper la marca por cinco eternas centésimas de segundo. Por un momento sentimos que todo era posible, que la vida no era una larga agonía. Si no hubiera festejado antes de tiempo, señalaron un grupo de científicos después de varias simulaciones, habría podido alcanzar el récord increíble e imbatible de 9,51 segundos. Él mismo se encargaría de ratificarlo un año después al fijarlo en la misma franja: 9,58.

Devorar el espacio de esa forma resulta aún más sorprendente cuando entendemos que el propio acto de correr no transcurre con la misma dinámica coherente, homogénea y unificada que la de rodar. Correr es una actividad contradictoria, accidentada y dispersa. Para correr se requiere lanzar una zancada hacia delante, pero también tocar de nuevo el suelo y frenar inevitablemente el impulso para propulsarse otra vez. Correr suele exigir un sacrificio renovado: reclama una resta repetida para poder sumar nuevos metros. Rodar, en cambio, no requiere ninguna resta, ni siquiera una suma: su saldo es más bien una multiplicación. La mejor forma de correr es emular el ritmo continuo de la rueda.

–Aunque te impulses con más fuerza, la fluidez es lo que te hará ir más rápido –le dice el entrenador Glen Mills a Usain en el documental sobre la vida de este último, I am Bolt, de los directores Gabe y Benjamin Turner.

Usain parece interiorizar sus palabras mirándolo de reojo. Toma aire y apoya las manos en las rodillas.

–Parece lógico –asiente.

Tiene un cinturón atado a un caucho y a un pequeño remolque con pesas. Usain corre rápidamente jalando esa especie de arado, como un tractor.

–Lo hiciste más fluido esta vez –concede Mills–, aunque todavía te impulsas con más fuerza que...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Paul Brito

Su libro "El proletariado de los dioses" (Collage Editores, 2016) estuvo nominado al Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana. Colabora con El Tiempo, Arcadia, El Heraldo y El Malpensante.

Septiembre de 2017
Edición No.189

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Leandro


Por Alonso Sánchez Baute


Publicado en la edición

No. 205



Leandro Díaz pudo hacer desde las tinieblas la cartografía más luminosa del paisaje del Magdalena Grande. Este es el primer capítulo de una novela, próxima a publica [...]

Monos, la oscuridad fotogénica


Por Jacobo Cardona Echeverri


Publicado en la edición

No. 211



La película de Alejandro Landes entiende la violencia como un impulso que viene de la nada. Sin embargo, se pregunta el autor de este texto, ¿habrá algo más racional que la [...]

El aperitivo


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 206



Una historia de suspenso sobre Lucky Peach [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores