Google+
El Malpensante

Artículo

INSULTO: breve historia de la ofensa en Colombia.

Cuando la palabra gonorrea se instaló en un país de retóricos.

Pensar la independencia de Colombia, el paso a la modernidad, la instauración de una modalidad argumentativa, e incluso un género literario desde las groserías y los insultos, puede resultar en una acertada reflexión sobre el lenguaje y la historia misma de nuestro país.

El último libro del escritor Juan Álvarez, publicado por Seix Barral, nos regala una otra cara narrativa peculiar, una poco conocida de nuestro discurso histórico. Publicamos aquí la introducción del libro.

Ya se encuentra en librerías.

El escaldar milenario de los vivos

 

 

            —¡Qué gonorrea!

            Una expresión común en Colombia. Una expresión con la virtud escénica de significar más como signo de puntuación que como frase propiamente dicha. El preámbulo de una descalificación.

            Una metáfora, por qué no, para entrar en la tormenta que suele retratarse, justamente, como epidemia, como plaga, como el contagio lingüístico de un presente tóxico marcado por el ruido, la gritería, el exceso verbal, la hiperventilación mediática, la agregación masiva y religiosa de los datos y la democracia liberal en crisis: nuestro infame ilustre: el insulto.

            Gonorrea: la sonoridad reina del más difícil fonema alveolar de nuestra lengua; el tipo de grosería de serie de narcos que los televidentes extranjeros se relamen repitiendo. En Colombia, justamente —esta reciente de la transición entre siglos, heredera del narcotráfico y del conflicto armado tanto como de la esperanza democrática de la Constitución del 91—, un sustantivo que encarna la vocación de riesgo del negocio de los estimulantes.

            Gonorrea: el truco viejo de la enfermedad hecha insulto; por eso mismo, una excitación enigmática.

 

***

 

El insulto como algo que sucede en el discurso público y privado no es un síntoma exclusivo del presente.

            Y sin embargo es cómodo imaginarlo así: cuando algo es síntoma propio del presente quiere decir que no fue síntoma del pasado; quiere decir que no existió entonces y que puede volver a haber, en el futuro, un espacio a salvo de su presencia espantosa.

            Pero no hay tal espacio. Lo que hay es el abismo de la irreflexión. La incomodidad de asomarse al insulto.

            Porque el ins...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan Álvarez

(Neiva, Colombia, 1978) es MFA del Departamento bilingüe de creación literaria de la Universidad de Texas en El Paso, y Ph.D del Departamento de culturas latinoamericanas e ibéricas de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Diciembre de 2017
Edición No.192

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Palíndromos gastronómicos


Por Juan David Giraldo


Publicado en la edición

No. 206



. [...]

Mecenas malpensantes


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 207



Agradecemos a todos los que nos han apoyado a través de nuestro Fundraising. Recuerde que puede hacer su donación aquí [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Monopolio


Por Nicolás Rodríguez Sanabria


Publicado en la edición

No. 207



Ruedan los dados, amigos y familiares avanzan en las casillas del tablero en pos de la riqueza individual. Ignoran que su pasatiempo surgió como una herramienta pedagógica para explicar [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores