Google+
El Malpensante

Iceberg

Sobre las portadas

Por si las dudas.

Encargamos a Santiago Guevara, un ilustrador joven pero veterano en nuestra revista, hacer la portada de este número. Queríamos que contara una historia futbolera. Santiago nos entregó un alud de bocetos que hubieran servido para ilustrar un libro, así que pasamos por un dilatado proceso de enamoramiento y desamor con muchas de esas imágenes, para finalmente quedarnos con dos que ajustaríamos como portada y contraportada. La primera escena muestra unos niños que huyen después de romper con su pelota la ventana de un bar donde unos adultos ven un partido de fútbol; la segunda, muestra a los delincuentes detrás de una pared, escondiéndose de los adultos que los buscan. Una vez escogidos los bocetos, Santiago nos envió siete u ocho desarrollos alternativos de la imagen, incluyendo innumerables variaciones en cuanto al tipo de dibujo y la coloración. Perplejos por la cantidad de la oferta, de alguna forma tomamos una nueva decisión, sobria pero deslumbrante: nos quedaríamos con una versión en blanco y negro de alto contraste.

Pero Santiago, en busca de nuevos rumbos estilísticos y de hacernos la vida imposible una vez más, nos siguió enviando interpretaciones de la imagen primitiva, cada vez con un tratamiento tan diferente que lo que nos llegaba era, en esencia y pese a reproducir el mismo juego de escenas, una nueva obra. Un set de ilustraciones nos volvió a engatusar tanto como la versión en blanco y negro, que ya teníamos lista para enviar a la imprenta. Eran las tres de la madrugada y la imagen había llegado al WhatsApp de cierto miembro de nuestro equipo que tiene el sueño liviano. Así que, para recompensar la testarudez del talentoso ilustrador y sacárnoslo de encima, decidimos publicar dos cubiertas alternativas. Usted tiene en sus manos alguna de las dos: una en blanco y negro, muy de cómic en su estilo de dibujo y su detalle, u otra con una paleta de naranjas y azules, menos estilizada y de una línea más sinuosa e inquietante.

Página 1 de 1

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Junio 2018
Edición No.197

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Niño de barro


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 213



¿Se alberga algún sentimiento maternal por un gólem infantil, una Galatea pueril o un Pinocho que dura lo que un suspiro? [...]

Aprender a caminar


Por Flavita Banana


Publicado en la edición

No. 213



. [...]

Uno nunca sabe de qué color amanecerá el duelo


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre mira la foto de la primera comunión de su hermano muerto, recuerda a Séneca y se pregunta cómo haría él para alegrarse en medio del dolor. [...]

Populismo como etiqueta


Por Josefina Araos Bralic


Publicado en la edición

No. 213



Hoy es casi un insulto hueco, un dardo que se tira indiscriminadamente a lado y lado, desde la prensa y los atriles. ¿Qué caracteriza realmente a esta manera de hacer política? [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores