Google+
El Malpensante

Entrevistas

La poesía es un aleteo en el corazón

Una conversación con el escritor español que sirvió como difusor en Alemania a varias de las voces más importantes de la literatura hispanoamericana.

Ilustración de Agata Marzsalek

El Malpensante habló con Ricardo Bada. Columnista, traductor, versificador –no le gusta llamarse a sí mismo poeta, aunque lo es–, erudito, políglota, lector incansable y gran conversador. Gracias a su trabajo de tantos años en la emisora internacional alemana, la radio Deutsche Welle, le fue dado conocer a las figuras más importantes del panorama cultural de Hispanoamérica y Europa.

Era una tarde de julio y la canícula apenas si dejaba respirar. El día anterior yo había llegado a esa Colonia de la que el propio Ricardo Bada nos ha hablado tanto en sus columnas de El Espectador y en su diario público. Nos conocíamos de una correspondencia que para entonces era ya considerable, pero no habíamos tenido ocasión de encontrarnos. Coordinamos una cita para el día siguiente. Me dio las indicaciones para llegar a la parada del autobús que, junto con su esposa Diny, tomaríamos para ir a almorzar a La Modicana, el restaurante que frecuentan los domingos. En un patio recogido y silencioso, bajo la sombra bienhechora de los árboles frutales, comenzamos a hablar de su trayectoria, sus recuerdos y sus amigos; de la vida, para decirlo en una sola palabra. Ya en su casa, saqué la grabadora y comenzamos la entrevista, que eventualmente derivaría hacia su colección de cuentos La bufanda de Cambridge, publicada en 2017 por Libros Malpensante.

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de la palabra escrita o hablada?, ¿qué se le viene a la memoria?

Los primeros recuerdos que tengo de la palabra literaria están relacionados fundamentalmente con un libro que creo que se titula Las mil mejores poesías de la lengua castellana. Mi tía Joaquina, que vivía en nuestra casa en Huelva, tenía un ejemplar y le gustaba leernos en voz alta poemas de ese libro. Había uno que se lo sabía casi de memoria, no necesitaba leerlo; era el romance “Un castellano leal”, del duque de Rivas. Incluso creo que me lo aprendí de tanto escucharlo.

Luego en casa había más libros; “literatura de viaje”, como yo la llamo. Mi padre tenía una fábrica de calzado de la que a su vez era el propio viajante: salía con su muestrario a vender en Anda...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Juan David Zuloaga

Doctor en filosofía de la Universidad de Granada y politólogo de la Universidad de los Andes. Culminó una investigación posdoctoral en la Universidad de la Sorbona. Es docente universitario, columnista de El Espectador, y autor de Maquiavelo y la ciencia del poder.

Octubre 2018
Edición No.201

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

De un hombre obligado a levantarse con el pie derecho


Por Alberto Salcedo Ramos


Publicado en la edición

No. 141



No todo el mundo puede poner ambos pies en el suelo al levantarse. Por si esto fuera poco, está el extraño vagabundear que gente como El Mocho debe emprender a diario para sobrevivir en [...]

El rastro de los libros


Por María Soledad Pereira


Publicado en la edición

No. 211



Una lectora de Pessoa compra en Mercado Libre una edición de la primera antología que se hizo del autor portugués en Latinoamérica. En la marginalia encuentra un camino que [...]

Proteger o momificar el vallenato


Por Rodolfo Quintero Romero


Publicado en la edición

No. 205



Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el fo [...]

Este pedazo de acordeón


Por Roberto Burgos Cantor


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente aparecido en la revista Eco, en 1974, este es el único relato sobre vallenato que se conoce del autor sabanero, fallecido el año pasado. Una pequeña historia de susp [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores