Google+
El Malpensante

Iceberg

Y el agua lejos; Margaritas; Unas cuantas preguntas sobre la universidad pública

Ideas, apuntes, chismes, tendencias, habladurías 

Y el agua lejos

© Corbis

Los periódicos impresos se despeñan en todo el mundo. Quienes los leían al parecer ahora prefieren leer titulares y ver videítos en internet, y detrás de ellos parten las agencias de publicidad y las empresas que pautan. El billete, en últimas. Los inversionistas acusan recibo: a comienzos de esta década una acción del New York Times, el diario de referencia en muchos aspectos, rondaba los 50 dólares. A comienzos de este año llegó a los 15, y desde entonces no ha pasado de los 18 y pico. Y en otras grandes salas de redacción no escampa: The Washington Post, The Guardian, The Independent, Le Monde, El País, Le Figaro, Corriere della Sera... todos han comentado el mal estado financiero y la reducción de lectores.

Eso sí, muchos andan atareados tratando de recomponer el caminao: el NYT redujo su planta de periodistas en un 7,5%, y anunciaron que le van a abrir otro hueco al cinturón para apretarlo más. Le Monde pensionó anticipadamente a un número significativo de sus periodistas de toda la vida y despidió a otros más, para reducir su planta en un 20%. El Chicago Tribune y el Los Angeles Times también redujeron su planta de empleados y anunciaron que en el futuro cercano van a cancelar los servicios de la agencia AP. El País contrató a un “consejo de sabios” para que analizara la situación y diseñara medidas. Al mismo tiempo, todos ensayan cambios en el manejo de la información y estrategias de mercadeo para que los lectores que tienen se queden con ellos. Mejoran las infografías, cuidan los textos y las columnas de opinión, ensayan cierta complementariedad entre la versión on-line y la impresa, anexan a la edición dominguera dividís o atlas o enciclopedias de información práctica para el hogar, etcétera. No vamos a discutir acá, por ahora, si ése es el camino. Lo que nos interesa es que se pellizcan e intentan.
En contraste, la mayoría de los periódicos colombianos sigue pensando con los jarretes y haciendo todo lo posible por espantar a los lectores. Y entre todos, me da por ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Noviembre de 2008
Edición No.92

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Sola-mente


Por Vanessa Rosales Altamar


Publicado en la edición

No. 217



La historia del arte es también la historia del patronazgo masculino. Aquí una defensa de la soledad para la mujer creadora: el verdor que brota dentro de su habitación propia y f [...]

Eunice Odio: una historia de amor


Por Ricardo Bada


Publicado en la edición

No. 213



La poeta acusada de “nunca salir de casa” pese a tener varias nacionalidades, y de “moralista” por los beatnik con quienes se amistaba, fue una mente brillante que se fug&oacut [...]

El tatuador de La Picota: inocent_kidd


Por José Gabriel Dávila


Publicado en la edición

No. 220



Ilustraciónes y fotos de inocent_kidd   Con una aguja y tinta, un extranjero preso en Bogotá dibuja figuras prolijas en la piel de sus compañeros de presidio. Símbol [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores