Google+
El Malpensante

Perfil

El mago de Riga

Hace pocos días terminó sin mayores sobresaltos el Campeonato Mundial de Ajedrez. Ante la calculada monotonía de los contrincantes, qué falta hacen tipos como el gran maestro ruso Mijaíl Tal.

Ilustración de Hermenegildo Sábat

Mijaíl Nekhemevich Tal es uno de los más grandes genios de la historia del ajedrez. Nació en Riga (Letonia) en 1936 y murió en Moscú en 1992. Es quizá el jugador más amado por la afición ajedrecística, debido a su ilimitada imaginación, temeridad y buen humor. Una forma de entender lo que Tal representa para la historia del juego es contrastar su enfoque con la mentalidad dominante durante la época en la que llegó a las más grandes alturas. La formulación más concisa de esa visión oficial a la cual se opuso Tal es de Tigran Petrosian (el noveno campeón mundial): “Trato de evitar el azar. Aquellos que quieren confiarse al azar deberían jugar cartas o ruleta, no ajedrez”. Tal, precisamente, introdujo un enorme grado de incertidumbre en el ajedrez de alto nivel. Lo que parecía increíble para la época es que, con esa manera de jugar, asumiendo los mayores riesgos, incluso cometiendo errores aparentemente evidentes, se pudiera abatir a toda una élite de jugadores formados en una visión sólida basada en principios generales bien establecidos. Antes de Tal, otros jugadores habían descollado con un juego incierto, pero ninguno había alcanzado las cumbres hasta las que él llegó.

En este sentido, Tal fue un rebelde del ajedrez contemporáneo. Justo en la época en que el campeón mundial Mijaíl Botvinnik había impuesto la lógica y el juego sólidamente posicional, Tal fulguró con su forma aparentemente irracional de conducir las piezas. En una frase famosa, dijo que había llegado la hora de demostrar que, en el ajedrez, a veces dos más dos es igual a cinco. En una entrevista le sugirieron que su juego se parecía al de otro gran amante de las complicaciones, Emmanuel Lasker, y Tal respondió: “Hay una gran diferencia: de Lasker dicen que estaba perdido en una partida sí y en otra no, y de mí dicen que estoy perdido en todas”.
La vida de Tal, ciertamente, no constituye un modelo deportivo: fumador y bebedor empedernido, nunca observó la disciplina que se necesita para mantenerse en los más altos niveles del juego. Pero a pesar de su vida disoluta, Tal cuenta con uno de los registros más impresionantes de la histor...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Pablo Arango

Es profesor de filosofía en la Universidad de Caldas. Ha publicado los libros 'De la belleza y otros caprichos de conservador' (Universidad de Caldas, 2006) y 'Grandes borrachos colombianos. Vol .1' (Editorial Libros Malpensante, 2016)

Noviembre de 2008
Edición No.92

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

¿Cómo quebrar un restaurante?


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 206



A pesar de lo que nos podrían hacer creer series como Chef’s Table, tener un restaurante va más allá de la creatividad culinaria, el amor al oficio y pretenciosos planos en [...]

Pólvora


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 208



Un cuento. [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Fentanyl


Por Samuel Andrés Arias


Publicado en la edición

No. 77



¿Y al doctor quién lo ronda? Pues lo ronda, entre otras cosas, una peligrosa tentación en la que muchos caen. Ésta es la impresionante crónica de un anestesista que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores