Google+
El Malpensante

Entrevistas

Laëtitia soy yo

Una entrevista con Ivan Jablonka

El autor de uno de los libros más sonados de los últimos tiempos en Francia empieza sus disertaciones con esa controvertida frase. ¿Por qué el caso de Laëtitia Perrais conmocionó a ese país y cómo llegó un historiador a ser comparado con Emmanuel Carrère y Truman Capote?

 

Laëtitia Perrais desapareció el 18 de enero de 2011, a los 18 años. Tres meses después, los gendarmes encontraron sus restos desmembrados en el fondo de un estuario, a cincuenta kilómetros de Nantes, en el este de Francia, donde nació y creció junto a su hermana melliza, Jessica. A lo largo de su vida, todas las catástrofes a las que fue arrojada por ese imponderable llamado azar se apilaron a la manera de ciertas películas de horror. Laëtitia y Jessica nacieron en el seno de una familia disfuncional y de bajos ingresos, con un padre violento (aunque, irónicamente, cariñoso) y una madre pasivo-agresiva, cuya única escapatoria de la brutalidad conyugal fue el alcohol y los ataques maníaco-depresivos, que cada tanto la hacían desquitarse con las pequeñas hermanas. El futuro de Laëtitia, como el de su hermana, quedó entonces en manos de los servicios sociales. Vivieron durante un tiempo en un internado en el que lograron ciertos progresos, signadas por un inevitable ambiente penitenciario y una relación muy temprana con terapeutas y funcionarios judiciales, hasta pasar en la adolescencia a un hogar sustituto que recibía dinero del Estado. Pero mientras se encargaba de establecer una “estructura educativa”, en vez de brindarles refugio, el padre de acogida abusó de ambas. Como una apoteosis macabra, en la cima de esta escalada de violencia, llegó el atroz asesinato de Laëtitia en manos de otro hombre abyecto.

En Laëtitia o el fin de los hombres, Ivan Jablonka se propone rescatar a la joven del olvido, de la manipulación política y de la elaborada crueldad de cierto periodismo sensacionalista. “Devolverla a su dignidad y a su libertad”. Rescatar su juventud, su fervor, su entusiasmo, su inocencia. El libro matiza la relación entre víctimas y victimarios y desgrana de forma minuciosa las causas estructurales que van minando el carácter y la personalidad de quien, en un futuro, coadyuvará a destruir su propia vida.

Jablonka, de 45 años, es un consagrado intelectual francés. Historiador, profesor universitario de la Universidad París xiii, escritor y editor de la colección La République des Idées de Seuil. Su libro Laëtitia o el fin de los hombres ganó el Premio Médicis y el Premio Le Monde en 2016, en las categorías de ficció...

Página 1 de 2

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Renée Kantor

Radicada en Francia, trabaja como periodista independiente. Ha escrito para las revistas Etiqueta Negra y Página 1/2

Noviembre 2018
Edición No.202

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Poemas


Por Jacques Prévert


Publicado en la edición

No. 202



Tríptico  [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores