Google+
El Malpensante

Ficción

Fidelidad de los perros

Dossier de Ficción

Ilustración de Eva Vázquez.

 

Tantor apareció casi dos años después, cuando ya lo daban por muerto. Había incluso una pequeña placa con su nombre al fondo del jardín, donde a falta de cuerpo estaban enterradas todas sus cosas: un plato de metal, un hueso de hule con la marca de sus dientes y un champú antipulgas.

Aquel día, solo sus hijos y su mujer estaban en casa. Almorzaban en la cocina frente al televisor cuando empezaron a oír ladridos afuera. El menor lo reconoció enseguida y aunque gritó con la boca llena “¡Es!, mamá, es, te juro que es”, escupiendo arroz en todas las direcciones, ella no los dejó levantarse de la mesa hasta que terminaran su plato. Además, ya había ocurrido antes con otros perros que ladraban al pasar por el frente de la casa y no quería que se desilusionaran otra vez. Pero entonces, en medio de su explicación sobre el alma de los animales y las fases del duelo, sonó el timbre. Los dos chicos saltaron de sus sillas y corrieron a la puerta, llevándose un jarrón por delante.

Afuera, tal como habían soñado en incontables noches, estaba su perro, pero en la desesperación por abrazarlo no vieron que traía un collar nuevo, que el collar estaba atado a una correa y que la correa la llevaba un hombre que ya conocían.

–¿Quién? –preguntó él.

–Sí, tu amigo –dijo su mujer, cuando lo llamó para contarle.

Antes había llamado a la policía, pero el oficial que la atendió no le dio importancia al asunto.

–Señora, a ver si entendí bien: un amigo suyo le devolvió el perro. ¿Es así?

–Sí –respondió ella, perpleja ante la simplificación.

–Entonces no entiendo qué quiere que hagamos.

Él tampoco entendió, pero porque estaba en medio de una reunión y no había conseguido escuchar ni la mitad. Trató de calmarla y le prometió que volvería temprano a casa. Al final, el día se le escurrió en pequeñas urgencias y cuando metió el auto en el garaje ya había oscurecido. Antes de abr...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Tomás Sánchez Bellocchio

Es publicista, guionista y escritor. Hizo la maestría en escritura creativa de la Universidad Pompeu Fabra.

Diciembre 2018
Edición No.203

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Tengo un vecino que escupe


Por Felipe Jaramillo Gómez


Publicado en la edición

No. 210



No es lluvia todo lo que cae del cielo. [...]

Homo Téllez


Por Anónimo


Publicado en la edición

No. 213



Una carta dirigida a uno de nuestros autores. [...]

Ajiaco caliente


Por Kevin Nieto


Publicado en la edición

No. 206



Una receta para la sopa desencadena una persecución en la época de la  violencia bipartidista. [...]

El Sudao de Piangua de Maria Daicy Cáceres


Por


Publicado en la edición

No. 206



Para 4-8 personas, según el apetito de los comensales [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores