Google+
El Malpensante

Reseñas

¿Poeta o profeta?

Una lectura de "Serotonina"

Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su obra señala los defectos y la clarividencia de ese último libro.

Una lectura de Serotonina, de Michel Houellebecq

La publicación de Sumisión, la anterior novela de Michel Houellebecq, vino precedida de un fuerte movimiento mediático provocado, en gran parte, por su núcleo argumental: la idea de una Francia sometida por voluntad propia a un gobierno musulmán era ya bastante escandalosa. El atentado en la redacción de la revista Charlie Hebdo, el 7 de enero de 2015, el mismo día en que salió a la venta el libro, hizo el resto. Sumisión se convirtió en un suceso cultural.

El caso de Serotonina ha sido distinto. La noticia de su publicación cayó de manera inesperada pocas semanas antes de que el libro fuera distribuido. De modo que esta vez las expectativas estaban centradas menos en la relación de la obra con el mundo exterior, una relación que en Houellebecq siempre ha sido profética y controversial, y más en la dinámica interna que esta nueva entrega establecería con el mundo propio que sus ficciones y sus personajes han ido perfilando con los años.

Al leer la obra, da la impresión de que el manuscrito también agarró desprevenidos a los editores. A los de Francia, España y Alemania, al menos, donde salió con una diferencia de pocos días. Pues Serotonina es, con toda seguridad, la novela más descuidada de Houellebecq. Tanto en lo estilístico como en lo estructural. Hay divagaciones balbuceantes, uso reiterado de comas donde se hubiera agradecido el punto seguido, oraciones incompletas, datos contradictorios o inconsistentes de los personajes, etc. Descuidos no achacables, me parece, a la traducción, sino a una ya inocultable fatiga mental del genio francés. Sin embargo, si algo se puede decir de Houellebecq, adaptando una expresión ya conocida, es que cualquier persona puede corregir una de sus páginas, pero nadie puede escribirla.

Esta particularidad otorga unos rasgos tan marcados a sus mundos ficcionales que Serotonina sirve tanto al lector desprevenido para entrar de lleno en ellos, como al lector reincidente. Es la suma y también el cierre de un largo ciclo iniciado en 1994 con la publicación de su primera novela, Ampliación del campo de batalla.

En principio, nada diferencia a su narrador de los protagonistas de libros como Plataforma o Las partículas elementa...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rodrigo Blanco Calderón

Actualmente realiza estudios de doctorales de lingüística y literatura en la Universidad de París XIII. En 2016 recibió el Premio Rive Gauche à Paris al libro extranjero por su primera novela The Night.

Febrero 2019
Edición No.204

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Doblaje (I)


Por Ezequiel Zaidenwerg


Publicado en la edición

No. 218



Una columna de Ezequiel Zaidenwerg sobre poesía y traducción   [...]

Los caribeños apenas conocemos el Caribe


Por Frank Báez


Publicado en la edición

No. 214



Un afectuoso poeta ensancha su abrazo para unir a su natal República Dominicana con una prima lejana de la mismas aguas, pero de mares colombianos. [...]

En busca de las ocho rosas de Rosalía


Por Liga Contra el Silencio


Publicado en la edición

No. 216



  La revista ARCADIA fue suspendida antes de publicar la que sería su edición 172. Sus autores y colaboradores, que se refieren a ella como #LaRevistaQueNoFue, le propusieron a La [...]

Mario Vargas Llosa, el fuego de un subhombre


Por Miguel Durán Díaz-Tejeiro


Publicado en la edición

No. 221



Si el Boom fue un candelabro que iluminó la presencia de América Latina en la literatura universal, Vargas Llosa es el único pabilo que se mantiene encendido. El combustible de es [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores