Google+
El Malpensante

Artículo

Proteger o momificar el vallenato

Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el formol de su gloria pasada.

 

Ilustración de Luis Pinto.

 

No hace falta defenderlo

a este folclor de la sierra.

Que ya está anclado en la tierra,

como el sombrero de Alejo.

 

Carlos Vives y Carlos Huertas

                                                               

El tango, la ranchera y el porro son géneros musicales que en su momento conquistaron el gusto de millones de personas en sus países de origen y luego afuera de sus fronteras. Durante años estuvieron de moda, pero cuando nadie imaginaba que su popularidad decaería, se vinieron a menos o quedaron confinados al culto de reducidos círculos de amantes nostálgicos.

En su momento fueron muy populares, tuvieron intérpretes, compositores y cantantes famosos; no obstante, terminaron desplazados por nuevos ritmos, en apariencia de inferior calidad, que hicieron las delicias de nuevas generaciones. Quizás se agotaron por falta de flexibilidad y renovación. Algunos mantuvieron el mismo formato “de la cuna hasta la tumba” creyendo que allí estaba su fortaleza y no su debilidad.

En cambio, hay otros que han perdurado, como sucede con la música vallenata que, con poco más de cien años de antigüedad, mucho tiempo para una música folclórica, sigue viva y cautivando el gusto de millones de jóvenes. ¿Cómo explicar su vigencia? ¿Qué tiene el vallenato que no tuvieron los géneros antes mencionados? La respuesta es simple: innovación. Ese reinventarse, una y otra vez, que tanto fastidia a los puristas del folclor, ha sido el mejor seguro de vida del vallenato.

Tal vez la referencia escrita más antigua de la presencia en la costa Caribe del acordeón, la caja y la guacharaca se encuentre en el libro Indios ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Rodolfo Quintero Romero

Es ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional y magíster en economía ambiental de la Universidad de Agricultura de Suecia. Además, tiene una especialización de la Universidad Externado en derecho del medio ambiente.

Marzo 2019
Edición No.205

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Lo insustituible


Por Julián Isaza


Publicado en la edición

No. 211



Tras la firma de los acuerdos de paz y la puesta en marcha del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), la calma en la región del río Gu [...]

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

Historia con guantes


Por Daniel Gutiérrez Ardila


Publicado en la edición

No. 213



El pasado siempre tiene muchas lecturas posibles, y varios interesados en manosearlo. En Venezuela se viene reinterprentando la historia sin mucho tacto, lo que tiene implicaciones muy directas en la [...]

Casarse con el verdugo


Por Margaret Atwood


Publicado en la edición

No. 210



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores