Google+
El Malpensante

Artículo

El gran gordo de Pésaro

El afamado compositor Gioachino Rossini abandonó la ópera para consagrarse a su mayor pasión: la gula. Su dedicación produjo varios nuevos platos y más de un dolor de estómago.

Ilustración de Sako-Asko

¡Castigado estoy!”, gritó Otelo en la ópera de Gioachino Rossini mientras la orquesta tocaba los últimos cinco compases del tercer acto. Luego, se suicidó con el mismo cuchillo que le había clavado antes a Desdémona. Fue por culpa de Rodrigo, por culpa de Yago, por culpa de unos celos infames y de su propia desdicha. El director marcó a tutta forza la anacrusa de los acordes finales, ta-tan, ta-taaan, y cayó el telón.

No hubo aplausos. El silencio se hizo incómodo y devino en murmullos, carraspeos fingidos y el chirrido de algunas sillas. Poco a poco, el teatro fue quedando vacío. El Otelo de Rossini –y digo de Rossini porque existe otro de Verdi– había fracasado en su estreno. Las razones eran varias: aunque la ópera se inspiraba en el drama de Shakespeare, le era poco fiel y varios personajes aparecían desdibujados, además de hacer variaciones azarosas (la trama tenía lugar en Venecia y no en Chipre como la original). Pero, paradójicamente, al público tampoco le gustó cuando el libreto sí se apegaba al del bardo y los malos no eran tan malos, la heroína no era tan casta y el final no era tan feliz (porque en Italia las óperas necesitaban personajes cabales y un final feliz).

Acostumbrado a una vida de rockstar celebrado, Gioachino Rossini no aguantó el desaire y compuso un desenlace alternativo, un lieto fine en el que Otelo se da cuenta a tiempo de que Rodrigo y Yago le han tendido una trampa y no mata a Desdémona. El experimento resultó poco menos que aberrante, tanto que la historia ha querido olvidarlo por pura conveniencia y la versión que aún sobrevive en los teatros tiene a Desdémona agonizando a los pies de su amado. Sin embargo, los italianos de la época quedaron contentos y el Otelo con final feliz se convirtió en una de las óperas más populares de su tiempo.

Rossini la escribió por encargo de Domenico Barbaia, un empresario que le ofreció 7.500 francos y hospedaje en un palacio en Nápoles por el tiempo que le tomara componer la música: una obertura y tres actos con duetos, coros, arias y solos de orquesta. Pasaron seis meses y Rossini no había hecho más que comer y beber a expensas de su mecenas. El cocinero del palacio lo complacía con los pl...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Gerardo Rocha

Soy suscriptor pero no puedo leer el artículo completo..

Su comentario

Laura Galindo M.

Es directora de Señal Clásica de Radio Nacional de Colombia y de la revista Cerosetenta/070. Ha colaborado con El Espectador, Vice Colombia y Revista Diners.

Abril 2019
Edición No.206

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mercantes


Por Andrea Cote


Publicado en la edición

No. 207



Un poema de Puerto Calcinado [...]

Los cinco delantales de mi abuela


Por Hazel Robinson


Publicado en la edición

No. 214



Bajo los metros de tela que cubren la vida de esta mujer, también se arropa la cotidianidad de los antepasados en el archipiélago de San Andrés. [...]

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

Chamánicos: la búsqueda metafísica de los Aterciopelados


Por Juan Carlos Garay


Publicado en la edición

No. 209



Entre 1998 y 2000, Andrea Echeverri y Héctor Buitrago lanzaron dos de sus discos más importantes y participaron en más de treinta ceremonias de toma de yagé, la planta sagr [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores