Google+
El Malpensante

Artículo

Artesanos culinarios

En Colombia, se libra una batalla para que el Estado auspicie las preparaciones y técnicas criollas que nos distinguen, en lugar de prohibirlas por no cumplir con dudosos estándares de calidad.

Ilustración de María Isabel López

La cocina es un perfeccionamiento de la alimentación; la gastronomía es un perfeccionamiento de la cocina misma... hay gastronomía cuando hay polémica permanente entre antiguos y modernos y cuando hay un público capaz por su competencia y riqueza de arbitrar tal querella.

Jean-François Revel

 

En el Reino Unido es la de Dundee (Inglaterra); las anchoas de mayor prestigio en todo el Mediterráneo son las del pequeño puerto de Colliure (Francia); la páprika más contundente al momento de un gulash es la de Szeged (en la vieja Hungría); el chorizo más reputado de la chacinería europea es el de Pamplona (España); el calvados más reconocido del mundo es el de Lisieux en Normandía (Francia); el jamón más sofisticado del norte de Europa es el de las Ardenas (Bélgica); el confite emblemático de los Países Bajos es el regaliz de Ámsterdam (Holanda).

 Hoy, en pleno siglo xxi, estos siete productos tan distintos en su naturaleza, consistencia, presentación, sabores, utilizaciones culinarias y origen geográfico están exhibidos en las estanterías de las más importantes y famosas “tiendas gourmet” alrededor del mundo. Sin lugar a dudas, su calidad gastronómica es incuestionable, su presentación y empaque absolutamente impecables, los diseños de sus etiquetas son obras de arte y su fama es global, otorgada por los más reconocidos críticos gastronómicos del planeta. Sin embargo, el asunto para destacar es que cada uno de estos siete productos tiene una historia de más de un siglo: nacieron en barrios o comunas urbanas completamente populares o en regiones rurales de vocación agrícola, ganadera o pesquera, cuyos procesos de producción –para la época, finales del siglo xix– eran completamente artesanales. En otras palabras, provienen del ingenio y la creatividad de hombres y mujeres de escasos recursos (léase artesanos culinarios) que, utilizando únicamente sus manos y las tradicionales herramientas de su oficio, lograron confeccionar manjares cuya fama de buen sabor traspas&...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Julián Estrada

Antropólogo, periodista gastronómico y profesor. Durante dos décadas ha escrito bajo el seudónimo ?Doña Gula? en medios como Vivir en El Poblado, El Espectador y El Tiempo, entre otros. En 2010, el VII Congreso Nacional Gastronómico de Popayán le otorgó la Condecoración a la Vida y Trayectoria por su aporte a la cocina colombiana.

Abril 2019
Edición No.206

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

El vestido de Goyo


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 209



. [...]

Stol


Por Ibsen Martínez


Publicado en la edición

No. 209



Un documentalista examina el cielo en la ribera del Inírida, junto a los cerros de Mavecure. Con él, espera un grupo de montañistas y actores. El piloto que transporta los equipos [...]

Contrapunteo colombiano del azúcar y la sal


Por Nicolás Pernett


Publicado en la edición

No. 206



Una breve historia nacional de los dos condimentos que monopolizan la sensibilidad de nuestro paladar. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores