Google+
El Malpensante

Crónica

Sobre el cerro, a cielo abierto

Historia de un barrio popular y sus escaleras eléctricas

Al evaluar el problema de la basura en la comuna 13 de Medellín, las autoridades locales notaron un inconveniente mayor: ¿cómo hacían los habitantes para subir y bajar las empinadas lomas? Aquí las consecuencias inesperadas de una solución creativa.

Fotografías del autor

Traducción del portugués de Andrés Hoyos

Subyugado por grupos armados al margen de la ley y asolado por la mayor operación militar urbana en la historia de Colombia, el barrio Las Independencias, situado en la comuna 13 de Medellín, es hoy una especie de galería de grafitis a cielo abierto, cuyo acceso y tránsito se da por un sistema de escaleras mecánicas, las únicas del mundo instaladas en un tugurio.

John Alexander Serna, “Chota”, de 28 años, es allí una celebridad. Surge de Graffilandia, la galería-café construida debajo de su casa, entre el tercer y el cuarto tramo del sistema de escaleras, y luego es acosado frente a su mural Operación Orión por uno de los guías locales, quien durante esta mañana soleada de febrero acompaña a un grupo de turistas extranjeros en un graffitour por el barrio:

–So, guys, we are very lucky today –anuncia el guía bilingüe, mientras trae a Chota hacia el centro de la medialuna que se forma delante de ambos y del mural–. I present you Chota, the artist of this painting and one of the biggest artists of comuna 13.

Nacido y criado en el barrio, es un mulato de cejas gruesas y aretes. Viste una camisa blanca, un pantalón militar bastante acabado y un par de tenis negros. Algunos gringos le piden selfies, a lo que por unos instantes él se presta con simpatía, no obstante la prisa que tiene: otro grupo de turistas ya le aguarda en la Cabeza del Reversadero, la rotonda al pie del cerro, para presenciar la realización de una pintura en vivo como parte de un graffitour especial. Chota se abre paso entre los gringos, ingresa al tercer tramo de las escaleras eléctricas y comienza a descender hacia el Reversadero.

–Antes, el valor de lo que yo hacía no se notaba. Simplemente hacía grafitis para el barrio; casi nadie los veía, solo la misma comunidad –recuerda él, que pinta grafitis desde los 18 años–. Ya con las escaleras eléctricas empezamos a tener reconocimiento e incentivo, pues ellas garantizan el acceso al barrio y permiten que la gente de aquí exponga su trabajo o su arte a los extranjeros que nos visitan.

En compañía de sus amigos, Chota comenzó a jugar con latas ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Adriano Cirino

Poeta y periodista de la Universidad Federal de Minas Gerais. Autor de "Nos bastidores de 'Escobar' & outras crônicas bogotanas" (Crivo Editorial, 2018).

Mayo 2019
Edición No.207

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Las hormigas


Por Germán Téllez


Publicado en la edición

No. 211



Un arquitecto que ha dedicado su vida a proteger el patrimonio construido alerta sobre cierta peste omnipresente: los turistas, capaces de inmolarse y destruir lo que haya a su paso con tal de tomarse [...]

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

Poemas


Por Ida Vitale


Publicado en la edición

No. 203



Ida Vitale [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores