Google+
El Malpensante

Breviario

Un orinoquense en Berlín

.

Incursionaron los caríbales feroces, incineraron los bohíos, masacraron hasta al último de los atures, viejos, preñadas, arqueros y cerbataneros, vírgenes y sacerdotes, les arrancaron sus lenguas y consumieron por siempre sus voces.

Ayes, pasiones, consejas y susurros, cantos ceremoniales a medio cantar, juramentos, baldones y los gritos de horror de los que estaban por ser desollados, todo lo que alguna vez había vivido, sonado y soñado, padecido, o había tenido sentido, autoridad y emoción en lengua atur, vistió verdes plumas de luto, levantó vuelo de resurrección, y se refugió en otra lengua: la negra, larga, estridente y ampulosa de un loro que había sido criado desde pichón por el vate mayor de los atures, que había vivido por añares felicísimo y parlotero en la maloca sagrada y que ante el exterminio supo escapar a la rama alta de un añoso caracolí. Era lo que quedaba de la lengua atur.

El sabio alemán Von Humboldt, que casualmente estaba en aquellos días aciagos de paso por los andurriales del Orinoco, se enteró y mandó enjaular el ave lenguaraz de cuyos memoriosos prodigios hablaban con reverencia y espanto todas las tribus a lo largo de los ríos de la selva. El pájaro montaraz y su negro músculo fonador eran un registro que preservaba y reproducía el canturreo, las secuencias fonémicas, el vocabulario y posiblemente toda la sapiencia del extinto pueblo atur, razonaba el erudito naturalista. En un primer intento le pudo sonsacar y registrar científicamente cuarenta vocablos que ni él ni nadie supo interpretar.

Pero antes de seguir camino a la gran cordillera (que sería su consagración y su destino), Von Humboldt embarcó la jaula en un bergantín en el puerto de La Guaira rumbo a Hamburgo y le puso etiqueta con el propósito de que le guardaran el ave para ulteriores estudios en el Tiergarten de Berlín. Como el polímata quedó muy ocupado con sus pisos térmicos y demás proyectos geográficos, se olvidó un poco de la etnolingüística y del todo del pajarraco. No obstante, longeva como era su raza y su fatalidad, este vivió cuarenta años más en estrecha jaula, sin probar nunca más las azucaradas y perfumosas frutas de su tierra, a pura papa y agria manzana alemana. A pesar de su inconmensurable tristeza y del frío boreal que le calaba los huesos, siguió repitiendo por décadas, sin que a nadie le interesara, voces, juramentos de amor, conjuros para cazar micos, chanz...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Atila Luis Karlovich

Doctor en filosofía. Estudió en Suiza y actualmente está radicado en Argentina. Ha trabajado en bancos, ha sido periodista cultural y profesor de latín, historia y quechua.

Mayo 2019
Edición No.207

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mercantes


Por Andrea Cote


Publicado en la edición

No. 207



Un poema de Puerto Calcinado [...]

El aperitivo


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 206



Una historia de suspenso sobre Lucky Peach [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Defensa del chontaduro


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 206



¿Fruta, tubérculo, huevo mitológico? El escritor caleño intenta explicar por qué en su ciudad los niños se acostumbran a comer este bicho raro del reino veget [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores