Google+
El Malpensante

Breviario

Fracasar como filósofo

.

Ilustración de Ana Yael

Hay muchas formas de fracasar como filósofo. La más eficiente es evitar convertirse en uno, en primer lugar. Esa es la estrategia predilecta de la inmensa mayoría de la población. Algunas de las actividades que ocupan a los filósofos –o con las que fingen estar ocupados– son de limitado interés para hombres y mujeres en la calle, los bares, la sala de estar o la cocina. Torturarse por cuestiones como si los objetos son o no construcciones lógicas producidas por datos que provienen de los sentidos, o si la mente está localizada en sujetos individuales o se extiende por todo el universo, o incluso si somos agentes libres, todo esto es el pasatiempo de una minoría.

En mis muchos años como médico, conocí a una buena cantidad de pacientes y colegas admirables, pero ni un puñado de ellos demostró interés en los temas filosóficos que por lo menos a mí me han preocupado desde que era adolescente. Si en la afirmación socrática “una vida sin examen no merece ser vivida”, “examen” significa examen filosófico, se estaría diciendo que la mayoría de personas llevan vidas sin sentido. En tal caso, la sentencia haría poca justicia a las muchas personas cuyas vidas no solo valen la pena ser vividas, sino que han soportado con valentía los exámenes que les ha hecho la vida.

Aun así, cualquiera que tome en serio las ideas filosóficas debe lamentar su insignificante influencia en el ámbito público y privado de la vida cotidiana. Entre los filósofos existe el deseo –quizá más común de lo que muchos admitirían– de que la filosofía sea influyente. No necesariamente de manera directa, sino como nacimiento del río de la conversación popular que en apariencia fluye sin la ayuda de sus labores cognitivas. Esta perspectiva se encuentra maravillosamente expresada en el ensayo de John Stuart Mill sobre Jeremy Bentham:

 

Pero [Bentham y Coleridge] estaban destinados a... mostrar que la filosofía especulativa, que en la superficie parece una cosa tan alejada de los asuntos de la vida y de los intereses externos de los hombres, es en realidad aquello que más los influencia y que, a la larga, prevalece sobre...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

RODRIGO MEDINA

Como dijo algún filoso " La vida hay que vivirla como se quiere"

Su comentario

Raymond Tallis

Filósofo y médico de la Universidad de Oxford. Ha publicado varios libros de poesía, narrativa, filosofía y teoría literaria. El último es ?Of Time and Lamentation: Reflections on Transcience (2017)?.

Mayo 2019
Edición No.207

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Gobernar la Real Hacienda (o cómo hacer malabares con los dineros del Rey)


Por


Publicado en la edición

No. 211



Conferencia en Casa LET (Calle 67 #7-38) en el marco de Historias en Público. [...]

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Las Antillas: fragmentos de la memoria épica


Por Derek Walcott


Publicado en la edición

No. 214



Traducción de Catalina Martínez Muñoz   El Gran Caribe es un protagonista en sí mismo y no el reflejo nostálgico de otros territorios. [...]

El gran gordo de Pésaro


Por Laura Galindo M.


Publicado en la edición

No. 206



El afamado compositor Gioachino Rossini abandonó la ópera para consagrarse a su mayor pasión: la gula. Su dedicación produjo varios nuevos platos y más de un dolor d [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores