Google+
El Malpensante

Artículo

Monopolio

Historia de un juego sucio

Ruedan los dados, amigos y familiares avanzan en las casillas del tablero en pos de la riqueza individual. Ignoran que su pasatiempo surgió como una herramienta pedagógica para explicar las desigualdades del capitalismo, que los “inventores” del juego terminarían poniendo en práctica.

Ilustraciones de Sako-Asko

Entré al supermercado pensando que febrero era el mes más feliz de todos. Para navegar por mi vida de estudiante extranjero, me había acostumbrado a dividir el monto que podía gastar de mi salario entre los días del mes, para definir un presupuesto diario, y así era más fácil abstenerme de antojos innecesarios de lunes a jueves y reclamar mi premio en cerveza el fin de semana. Febrero ofrecía la felicidad en forma de un denominador menor. Febrero era feliz porque aceleraba el siguiente pago. Febrero, en definitiva, era la mismísima felicidad: feliz porque es breve.

Tanto habré pensado en presupuestos y salarios que el señor Monopoly me oyó. Todos sabemos de quién hablo: cabeza redonda, sombrero de copa, traje negro, mostacho blanco en punta, posible primo lejano del señor Pringles y prototipo del banquero multimillonario. Ahí estaba, justo a la entrada del supermercado, en un cartel que acaparaba la pared, ofreciéndome la mano para cerrar un trato que parecía inevitable aunque yo no conociera los términos. El señor Monopoly extendía su mano con tanto ímpetu que su brazo casi accedía a la tercera dimensión. Su gesto me recordaba el dedo acusador del tío Sam, pero, contrario a la expresión transparente en el rostro de este, el señor Monopoly exhibía una sonrisa ambigua que se alargaba con el bigote. Me aseguré de proteger la flaca billetera en mi bolsillo y lo esquivé como pude.

El antojo del día: un frasco de mantequilla de maní. Febrero permitía ese tipo de cosas. En el mostrador se alineaban tres marcas contendientes: Jif, Peter Pan y Planters. Un escalofrío recorrió mi pierna a la altura del bolsillo cuando reconocí en el último frasco a otro pariente del señor Monopoly: el señor Peanut, ese maní petulante que usa monóculo, bastón y sombrero. La similitud fastidiosa lo dejaba por fuera de la competencia. Casi de inmediato me decidí por Jif, no solo porque el logo del frasco prescindía de cualquier rostro engañoso, sino también porque Peter Pan es otro personaje siniestro del que no quiero despotricar aquí en aras de la unidad temática.

Una mujer sonr...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

migue67 andy

aaa q bn este cuenta

Su comentario

Nicolás Rodríguez Sanabria

Economista y escritor habitual. Ha colaborado también con Cartel Urbano

Mayo 2019
Edición No.207

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

El rastro de los libros


Por María Soledad Pereira


Publicado en la edición

No. 211



Una lectora de Pessoa compra en Mercado Libre una edición de la primera antología que se hizo del autor portugués en Latinoamérica. En la marginalia encuentra un camino que [...]

Y las palabras son esquivas


Por Arturo Charria


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Proyectos de literatura


Por Agripina Montes del Valle


Publicado en la edición

No. 208



En la Manizales del siglo XIX, una intelectual debía sobreponerse a las pataletas de sus hijos y a la picardía de sus criadas para abrirse un espacio creativo en medio de las vicisitudes [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores