Google+
El Malpensante

Artículo

¿El fin de los economistas?

Traducción de Mariann Soto

Posan como científicos, pero se comportan como adivinos, con sus respectivas metidas de pata. El prestigio de los apóstoles de esta disciplina se desvaloriza y se acerca a la bancarrota, quizás con razón.

Ilustración de Ivan Canu

En 1998, cuando la crisis financiera asiática estaba arrasando con las que habían sido algunas de las economías de más rápido crecimiento en el mundo, el New Yorker publicó un artículo en el que describía los esfuerzos internacionales para solucionar el problema. Allí presentaba el perfil del superdiplomático del momento, un hombre de grandes ideas que el Economist había comparado recientemente con Henry Kissinger. El New Yorker fue más lejos al mencionar que, cuando este funcionario estadounidense llegó a Japón en junio de ese año, lo trataron como “si fuera el general Douglas MacArthur”. En retrospectiva, tal veneración parece sorprendente, teniendo en cuenta que el hombre en cuestión, Larry Summers, era un nerd desaliñado y algo torpe que en ese entonces servía como secretario adjunto del Tesoro de Estados Unidos. Su extraordinario estatus se debía en parte a que Estados Unidos era (y todavía es) la única superpotencia del mundo, y a que él era (y todavía es) extremadamente inteligente. Pero la razón principal de la bienvenida de Summers tenía que ver con la percepción generalizada de que él poseía un conocimiento especial que evitaría el colapso de Asia. Summers era un economista.

Durante la guerra fría, las tensiones que definían al mundo eran ideológicas y geopolíticas. Como resultado, los expertos estrella de esa época fueron aquellos con una experiencia particular en esas áreas. Los creadores de políticas públicas que podían combinar su entendimiento de ambos campos –como Kissinger, George Kennan y Zbigniew Brzezinski– ascendieron a la cima, ganándose la admiración de los políticos y del público. Sin embargo, cuando acabó la guerra fría, la importancia de los problemas ideológicos y geopolíticos se desvaneció o fue eclipsada por un mercado global en rápida expansión a medida que los países previamente socialistas se unieron al sistema occidental de libre comercio. De un momento a otro, la economía se convirtió en el entrenamiento intelectual y la experiencia práctica más valiosos, y era vista como el ingrediente secreto...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Fareed Zakaria

Columnista del Washington Post y presentador del programa Fareed Zakaria GPS del canal CNN Internacional. Tiene un doctorado en economía política de la Universidad de Harvard. Su último libro es In Defense of a Liberal Education (2015).

Junio 2019
Edición No.208

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La abolición del lector


Por Jaime Alberto Vélez


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Medidas de bienestar


Por Miminoesta


Publicado en la edición

No. 212



. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

La marihuana de mi infancia


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 212



Una miniatura de lo que pasaba en varias zonas del país durante los años setenta: el autor de esta crónica personal y sus sobrinos ideaban maneras cotidianas de domesticar y afron [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores