Google+
El Malpensante

Ficción

Los danzantes de la Tatacoa

Hay visiones que vuelven a nosotros periódicamente, con la ligereza de espejismos, con la pesadez de apariciones. Un hombre elige convertirse en fotógrafo para demostrarse a sí mismo que lo que ha visto una y otra vez, al atravesar el desierto, no solo existe en su cabeza.

© El Colegio del Cuerpo | Ruven Afanador | Marca País Colombia

 

1

 

La primera vez que vi a los danzantes no me sorprendí. Íbamos en carretera, en un auto viejo sin aire acondicionado, por lo que habíamos bajado las ventanas. Mis hermanas jugaban con unas muñecas tuertas y yo miraba el mundo tergiversado que ofrecían los ochenta kilómetros de velocidad.

Tenía casi ocho años e íbamos a visitar a la tía Crucita, que vivía en Neiva, un territorio ardiente donde había más carros que personas. La tía solterona nos solía recibir con una jarra de limonada y nos llevaba a las piscinas del convento de las salesianas, una comunidad a la que siempre quiso unirse aunque nunca lo hizo por no dejar huérfanos a sus más de veinte perros.

Me gustaba viajar a donde la tía. Me gustaba subirme en el carro y mirar a través de las ventanas y recorrer distancias. Me sentía real, tangible, entre un paisaje que se perdía sin haberlo digerido.

Decía que no me sorprendieron los danzantes. Creo, viendo hacia atrás, que incluso me parecieron normales. Pasábamos por el desierto, después de todo, y en esas ocasiones siempre me agobiaba la sed. Imaginaba que nos perdíamos, o que se dañaba el carro y que debíamos pasar la noche sin agua, huyendo de los bichos monstruosos que seguro anidaban en las cuevas de la Tatacoa.

Nada más el nombre me inspiraba terror. Era el de un monstruo, una serpiente prehistórica marrón y erizada como el paisaje, árido, violento.

No creo que hubiéramos disminuido la velocidad, pero cuando vi a los danzantes llenos de tules, parecían moverse en cámara lenta como cuando los ojos se duermen viendo una fogata. Me llamaban con sus movimientos silenciosos, me invitaban a unirme a su baile aéreo. Miré a mis hermanas, que continuaban abstraídas en su juego. Miré a mis papás, que se reían de algún chiste privado, como solían hacerlo en aquella época en la que todavía parecían felices. Nadie m...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Marta Orrantia

Fue editora de las revistas Gatopardo y SoHo, y directora de la revista Rolling Stone. Con Orejas de pescado, publicado en 2009, debutó como novelista.

Julio 2019
Edición No.209

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Casarse con el verdugo


Por Margaret Atwood


Publicado en la edición

No. 210



. [...]

Una completa guía turística de Noruega


Por Morten A. Strøksnes


Publicado en la edición

No. 208



Visiten el bello país de los fiordos, donde se acuñó la expresión “desarrollo sostenible”. Una petrocracia cuyo último producto contaminante es el &ldquo [...]

Las hormigas


Por Germán Téllez


Publicado en la edición

No. 211



Un arquitecto que ha dedicado su vida a proteger el patrimonio construido alerta sobre cierta peste omnipresente: los turistas, capaces de inmolarse y destruir lo que haya a su paso con tal de tomarse [...]

Para hacer un talismán


Por Olga Orozco


Publicado en la edición

No. 204



Una poema  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores