Google+
El Malpensante

Artículo

Domingos en Iowa

Un padre y su hijo de dos años van a conciertos de música clásica para conocerse en silencio.

Ilustraciòn de Ana Bustelo. 

Todo en Iowa parecía una fábula. Vivíamos en una casa cuya dirección era 720½ Walker Circle. O sea, ni la número 720, ni la número 721, sino quizás una casa estrecha y alta entre las dos. O quizás una casa imaginaria. O quizás una casa partida a la mitad. Me hacía pensar en la oficina de Willy Wonka, en Alicia y su media taza de té. Y alguna noche hasta me puse a buscar si no había por ahí –acaso en el ático o detrás del botiquín– una portezuela hacia mi subconsciente. La pediatra de mi hijo en Iowa se llamaba Moonjelly. La doctora Moonjelly. Un nombre demasiado fantástico como para ser real. Un nombre más del universo del doctor Seuss que de una doctora del Medio Oeste norteamericano. Pero la verdadera magia y fantasía de Iowa sucedía los domingos. Mi hijo se pasaba toda la semana preguntándome si era domingo. ¿Hoy es domingo, papá? ¿Ya es domingo, papá? Y es que cada domingo, desde que llegamos, yo llevaba a mi hijo a un concierto gratuito de música clásica en el auditorio de cámara enteramente rojo del Voxman Music Building, el majestuoso edificio de la facultad de música de la Universidad de Iowa. Para mi hijo, los domingos en Iowa eran días de música.

Su primer concierto clásico –el primero de su vida– fue de Haydn. Sentado en mi regazo, aguantó en silencio todo el primer movimiento del Cuarteto de cuerdas en do mayor, opus 54, n°2 –es decir, menos de diez minutos–, antes de darse la vuelta, agarrar mi brazo y ponerse a tocarlo como un violín. Otro domingo vimos un coro ensayando una pieza de Mendelssohn, y mi hijo quedó fascinado no con el coro, ni tampoco con Mendelssohn, sino con una joven pianista tan pequeña y pálida que parecía una miniatura de porcelana. Otro domingo mi hijo se asustó con un concierto de órgano. Nunca supe si fue por el tenebroso sonido del instrumento, o por el organista viejo y serio y vestido todo de negro. Mi hijo prefirió salir a los sillones del vestíbulo a jugar a que era un piojo grande. Piojote, decía él riéndose. Otro domingo vimos a un grupo de mujeres percusionistas volar debajo y alrededor de un inmenso candelabro...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Daniel Felipe Abril Bejarano

Hermoso texto, lo leí mientras estaba desde antes escuchando música clásica y, sin conocerlo, te alcanza a transportar al auditorio del Voxman.

Su comentario

Eduardo Halfon

Ganador en 2010 del Premio de Novela Corta José María de Pereda con La pirueta. En 2019, Libros Malpensante publicó su volumen de crónicas "Biblioteca bizarra".

Agosto 2019
Edición No.210

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La muerte de un funcionario público


Por Anton Chejov


Publicado en la edición

No. 202



Lean este cuento con una bufanda puesta [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

Estilo, oficio y arte editorial


Por Yhonatan Virgüez


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

Maestro desatado


Por Fernando Olea


Publicado en la edición

No. 208



La caricatura de junio [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores