Google+
El Malpensante

Breviario

Tengo un vecino que escupe

No es lluvia todo lo que cae del cielo.

Ilustración de Ricardo Nunez Suarez.

Tengo un vecino que escupe. Lo he probado todo para impedirlo, pero ha sido en vano. Ayer, sin ir más lejos, fijé un cartel en mi ventana. “Transite con cuidado”, escribí, “tenga a mano su paraguas”. No he querido señalar a nadie. Quiero decir, no de forma explícita. Nunca se sabe cómo reaccionará la gente. Es mejor evitarse disgustos.

Escupir no es ningún crimen. En cierta medida, todo depende del contexto. En algunos lugares se considera incluso aceptable. Como quien se sopla la nariz. No tengo nada en contra de eso, que cada cual haga con su boca lo que quiera. Pero el caso de mi vecino es otra cosa. Apunta y acierta. Si he de ser sincero, es admirable lo que consigue. No hace mucho soltó un proyectil que surcó el aire, como una libélula de alas muy flexibles, e impactó sobre un niño que paseaba por la acera.

Nos separa un callejón, que no suele ser muy animado, ni es sitio obligado de tránsito. No hay nada digno de mención. Excepto que mi vecino escupe desde su balcón. Hay que ver las reacciones de los involucrados. Se encogen, se dan vuelta como queriendo sorprender al viento, se preparan para el combate, se ovillan con disgusto, tropiezan, pero no aciertan a ver la procedencia de los proyectiles. Y no es que el tirador se oculte. Escupe a la vista de todos, pero es como si no existiera.

Anoche lo vi llorar. Lo hacía como si no fuera la primera vez. Se apreciaba cierta experiencia. Parecía lamentarse por una vieja pena. Me pregunto si alguna vez pone un pie dentro. He pensado en preguntarle suavemente por qué suspira. Y por qué escupe. No creo que sea necesario alzar la voz. No hay razón para perder la calma. La verdad es que no tengo motivos para reprochar sus actos. Yo mismo he dejado caer un salivazo en el callejón como por accidente. Una noche aproveché la lluvia para hacerlo. Mientras con la mano abierta se protegía de las gotas finas que inclinaba el viento y atravesaba la luz, sorprendí a un chico con mi descarga. Aunque decir que lo sorprendí es ir muy lejos. No tiene ninguna importancia. Una vez que lo has hecho, para qué lamentarse.

Cuando oscurece, me invade la tristeza. Supongo que a mi vecino también. Esta noche ha estado especialmente melancólico. Espero que el asunto del cartel qu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Felipe Jaramillo Gómez

Abogado con maestría en literatura, radicado en Barcelona, donde trabaja como editor de mesa. Ha colaborado para medios como El Espectador, Arcadia y El Colombiano.

Agosto 2019
Edición No.210

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Edgar Degas


Por


Publicado en la edición

No. 141



Con este texto podra saber más sobre Edgar Degas y animarse a ver el documental que presenta Cine Colombia [...]

La abolición del lector


Por Jaime Alberto Vélez


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores